Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Si hay que recortar, recorta a Figar"

Cientos de docentes protestan en el colegio madrileño donde la Reina y Aguirre abren el curso

Entre 300 y 400 profesores, la mayoría de ellos vestidos con la famosa camiseta verde a favor de la escuela pública, se han concentrado desde las once de la mañana junto al colegio público Fernando el Católico, en el distrito madrileño de Chamberí, en protesta por los "recortes" que está llevando a cabo la Consejería de Educación, aprovechando que la Reina doña Sofía, junto a Esperanza Aguirre y Lucía Figar, inauguraban allí el curso escolar. "Si hay que recortar, recorta a Figar" y "Esperanza, te cargas la enseñanza", gritaban los profesores, agrupados tras dos cordones policiales frente al centro. "Vergüenza", añadían, entre otras proclamas a favor de la escuela pública. La apertura oficial del curso, acto en el que Esperanza Aguirre y Ángel Gabilondo se han visto las caras tras su encontronazo, coincide con la primera de las tres jornadas de huelga en la Enseñanza Secundaria convocados en la Comunidad de Madrid. El 80% de los docentes está secundando el paro, según la estimación de los sindicatos, cifra que la Consejería de Educación de Madrid rebaja al 43%.

Los profesores habían empezado a concentrarse en el lugar una hora y media antes del inicio del acto, con pancartas en defensa de la educación pública de calidad. La presidenta regional ha sido recibida con abucheos y pitos a su llegada en su coche oficial y ha accedido por una puerta lateral -las demás autoridades lo han hecho por la principal- al centro escolar, donde ha esperado la llegada de Doña Sofía y de la consejera de Educación madrileña. "Pública sí, recortes no" y "que la detengan", le han gritado. Tras Aguirre, ha hecho acto de presencia la consejera Figar, que ha recibido también pitidos. Un miembro de seguridad de Casa Real ha pedido a la diputada de IU Laly Vaquero que se tapara la camiseta verde "por la enseñanza pública" que lleva puesta. Minutos antes de la una de la tarde, el acto ha comenzado con los agradecimientos de la directora del centro a la presencia de la Reina. Un grupo de niños de 5º de Primaria aguardaban en uniforme entre el público. "Nos han pedido que vengamos con lazo rojo", explica una niña.

Los discursos políticos

Los discursos de las autoridades han sido de guante blanco, aunque en las palabras de Gabilondo y de Aguirre se reflejaban sus distintas visiones de lo que debe ser la política educativa. El primero en tomar la palabra ha sido Gabilondo, que se ha sentado junto a la Reina y a un hueco de la presidenta Aguirre, a quien el ministro de Educación ha agradecido "su hospitalidad". Aguirre y Gabilondo se encontraban en un acto por primera vez tras su desencuentro a cuenta de la huelga, cuando la presidenta de Madrid pidió la dimisión del ministro por "alentar huelgas políticas contra las comunidades del PP". Respondía a las afirmaciones previas del ministro, en las que se puso, una vez más, del lado de los profesores en sus protestas y manifestó que "cada uno debe defender sus derechos y expresar sus razones de modo democrático". Además, Gabilondo se dirigió a los líderes regionales para pedirles que prioricen al hacer los ajustes. Para el ministro, educación y sanidad son áreas que "deben quedarse fuera de los recortes", o al menos, resultar "muy poco afectados".

En su discurso de hoy, Gabilondo ha dicho que el curso coincide "con el fin de una legislatura que ha sido especialmente intensa para la educación". "La educación es un bien público que nos compete a todos y un factor fundamental del progreso", ha añadido. "Debemos tener la lucidez y las convenciones para diseñar estrategias de ajuste y de contención del gasto respetando unas prioridades, y la educación debe ser una de ellas", ha proseguido Gabilondo mientras Aguirre le escuchaba mirando al vacío. "La educación, el conocimiento, es la mejor inversión que podemos hacer como país", ha añadido el ministro, que ha apelado al "diálogo, acuerdo y consenso" y al pacto por la educación que no han logrado cerrar. Gabilondo ha apelado además a las medidas de refuerzo y apoyo para "garantizar una atención al alumnado con necesidades educativas especiales". La huelga de Madrid es, según los convocantes de las protestas, es para evitar el recorte que afecta justo a ese tipo de alumnado.

El ministro ha agradecido la labor de los profesores "por su enorme esfuerzo y dedicación". Fuera se oían los gritos de los docentes manifestándose a pesar de que las ventanas estaban cerradas mientras Aguirre revisaba su teléfono móvil. La presidenta ha aludido en su discurso a la autoridad del profesor, a la libertad de enseñanza de los padres y a la "igualdad de oportunidades". Todo "para que la calidad de la enseñanza de la Comunidad de Madrid sea cada vez mayor". "Los profesores saben que la Comunidad los apoya", ha añadido, tendiendo la mano a un sector en pie de guerra. La Reina ha tenido palabras de apoyo para los docentes en su intervención. Los maestros "dedican sin escatimar esfuerzos, lo mejor de su vida y todos sus conocimientos a la compleja y difícil labor de vuestra formación", ha dicho a los escolares. La Reina ha apelado al "respeto" al maestro. "Declaro inaugurado el curso escolar", ha concluido doña Sofía, palabras que los asistentes han recibido con un aplauso y puestos en pie.

Mientras tanto, fuera, los docentes coreaban consignas como "menos corrupción, más educación", "Espe, espe, especulación" o "más profesores, menos asesores", en un ambiente festivo y entre pitidos y gritos. Un grupo de más de cien profesores se ha situado en la esquina de las calles Fernando el Católico y Vallehermoso, donde la Policía intenta que no corten el tráfico, mientras que otro grupo, también de más de cien docentes, ha llevado a cabo su protesta en la calle Fernando el Católico, en un lateral del colegio. No se han registrado incidentes y la presencia policial ha sido importante: tres furgones de la Policía Nacional a las puertas del centro educativo y muchos agentes repartidos en la zona.

Con información de Pilar Álvarez.