Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Todos contra el canon

Las principales voces de la radio deportiva consideran "innegociable" la propuesta de la Liga de cobrar por transmitir los partidos.- Las radios solicitarán una reunión con el Gobierno

Las principales voces de la radio deportiva española han escenificado hoy en una conferencia de prensa conjunta en Madrid su unidad contra el canon que pretende imponer la Liga de Fútbol Profesional (LFP) a los operadores radiofónicos para que puedan informar de los partidos de Primera y Segunda División desde los estadios. Manu Carreño (Ser), Chema Abad (RNE), Paco González (Cope), Javier Ares (Onda Cero) o José Antonio Abellán (Punto Radio) han considerado "innegociable" el canon, han arremetido contra Mediapro, la compañía presidida por Jaume Roures que explota los derechos audiovisuales del fútbol, y han anunciado que solicitarán reunirse con el Gobierno.

Carreño ha señalado que la posición de la LFP es "absolutamente indefendible". A su juicio, a los periodistas les ampara el derecho constitucional a la información y no les afecta la ley audiovisual aprobada el año pasado, que, según el director de Carrusel Deportivo, hace referencia exclusivamente a los derechos televisivos. "Cada fin de semana se pretende hurtar el derecho a la información de los 8 millones de oyentes que escuchan la radio sábado y domingo", ha afirmado Carreño, que ha elogiado el comportamiento de algunos clubes, como el Betis o el Sevilla, que dejarán entrar a los operadores radiofónicos pese a las "amenazas" de la Liga. Según el responsable de Carrusel, los clubes de Segunda División que permitan la entrada de las radios han sido advertidos de que se enfrentan a multas de 660.000 euros, mientras que los de Primera, a sanciones de dos millones de euros. Carreño ha declarado que algunos clubes no han anunciado públicamente que autorizan la entrada a los estadios de los operadores radiofónicos "por las amenazas que han recibido de la LFP y Mediapro".

Abad, director de Deportes de RNE y de Tablero deportivo, ha dicho que la narración de los partidos en televisión no tiene nada que ver con la de la radio, que ofrece una visión subjetiva del juego. "Quieren meternos a todos en el mismo saco", ha manifestado, negando cualquier posibilidad de negociación. "Ni por 50 céntimos de euro vamos a negociar el derecho a la información".

Ares ha considerado que la postura de la Liga es algo "obsceno" y ha criticado duramente a los máximos dirigentes del fútbol español, a los que ha calificado de "secuaces de Mediapro". En opinión de González, responsable de Tiempo de juego, la propuesta de la LFP "pone en peligro puestos de trabajo y abre la puerta a un desarrollo monopolístico" porque las emisoras pequeñas, por falta de recursos, se verían obligadas a dejar de emitir los partidos desde los estadios. Abellán ha sido la voz discordante. En su opinión, la nueva ley audiovisual deja resquicios para imponer el canon, "y esto no pasada con la legislación de 1997".

Los operadores de radio van a solicitar una reunión con el secretario de Estado de Comunicación, Félix Monteira, para plantear sus demandas. Consideran que es un asunto que solo puede ser abordado y solucionado desde el Gobierno o el Parlamento, cambiando la legislación vigente.

Acostumbrados a recibir cantidades millonarias por la venta de los derechos televisivos, la Liga aspiraba a incrementar sus ingresos recaudando fondos de las radios. Ya intentó esta jugada la patronal del fútbol en 1994, cuando quiso cobrar derechos radiofónicos. Entonces, las cadenas realizaron inversiones para adecuar las cabinas de los comentaristas y las líneas microfónicas. Por su parte, los radiodifusores proclaman que el conflicto no es tanto de carácter económico como de derecho a la información; se amparan en el artículo 20 de la Constitución que garantiza el derecho a la información de los ciudadanos. No obstante, se produce en pleno terremoto económico. En los seis primeros meses del actual ejercicio, la radio facturó 220,9 millones de euros, frente a los 225,8 del mismo periodo de 2010, según los datos de la consultora InfoAdex. La caída de los ingresos en las últimas temporadas ha sido espectacular (en 2007 la inversión de todo el año superó los 678 millones) y ha conducido al sector a la mayor crisis publicitaria de todos los tiempos.

Roures ha cifrado en 100 millones de euros lo que la radio obtiene gracias al deporte estrella y la Liga aspira a que los operadores radiofónicos contribuyan con un porcentaje (en torno al 20%) de lo que recaudan.