Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vecinos vuelven a ocupar cuatro ambulatorios catalanes contra los recortes

La Generalitat inicia hoy el cierre de 21 urgencias nocturnas en Tarragona y Girona. -Los Mossos desalojaron el miércoles los cuatro CAP

Vecinos de la comarca del Vallès Occidental (Barcelona) han vuelto a ocupar esta madrugada diversos Centros de Atención Primaria (CAP) en protesta contra los recortes en la sanidad pública. Se trata de ambulatorios de Santa Perpètua de Mogoda, Castellar del Vallès, Badia del Vallès y Sabadell, que la madrugada del miércoles habían sido desalojados por los Mossos d'Esquadra a requerimiento del departamento de Salud de la Generalitat. "La noche ha sido muy tranquila en los cuatro CAP", ha asegurado esta mañana el miembro de la Federación de Asociaciones de Vecinos de Sabadell Manuel Navas, que ha pasado la noche en el CAP Ca n'Oriac de Sabadell, informa Europa Press.

Además, 21 centros sanitarios catalanes cierran a partir de este mes de septiembre su servicio de urgencias durante la noche y los fines de semana, sumándose a los 25 que ya habían dejado de ofrecer esos servicios en verano.

De forma coordinada, más de un centenar de agentes de los Mossos d'Esquadra se presentaron la madrugada del miércoles simultáneamente a los ambulatorios de Badia del Vallès, Ca n'Oriac de Sabadell, Santa Perpètua de Mogoda y Castellar del Vallès. "Estábamos durmiendo y, de repente, se encendieron las luces y vimos a los Mossos", explica Miguel Ángel, enfermero y miembro del movimiento 15-M, que acampaba en el CAP de Santa Perpètua.

No tan tranquilos estaban los ocupantes de los otros centros sanitarios, ya que horas antes habían recibido el aviso de que serían desalojados y detectaron agentes de paisano rondando por la zona. En el CAP de Ca n'Oriac un centenar de personas hacían guardia ante el ambulatorio, para evitar el desalojo. Hacia la una de la madrugada, viendo que los Mossos no acababan de aparecer, muchos se fueron y quedaron una cuarentena de vecinos, algunos durmiendo en colchones dentro del edificio y otros en tiendas de campaña en el exterior.

La operación finalizó antes de las tres de la madrugada, sin incidentes y sin ningún detenido. Los vecinos no ofrecieron resistencia y se mostraron sorprendidos por la magnitud de la operación. "Se les ha ido la olla. Podían haber venido solo agentes de la policía local a decir que nos fuéramos y lo habríamos hecho igual, porque había gente mayor y no buscábamos problemas. Ver allí a los antidisturbios me ha dado vergüenza", lamentó Rubén, de la asamblea de vecinos de Badia del Vallès. El Departamento de Salud justificó el desalojo para mantener los centros en buenas condiciones durante las horas que están abiertos al público, ya que "las condiciones de seguridad y salubridad se habían degradado". Los acampados lo niegan y defienden el buen entendimiento que ha habido todas estas semanas con el personal sanitario, según Miguel Jiménez, acampado en Santa Perpètua. Un portavoz de Salud aseguró que durante agosto se ha gastado 25.000 euros en solventar desperfectos y también en contratar agentes de seguridad de Prosegur para vigilar por las noches los cinco centros ocupados.

La Generalitat ha previsto cerrar 21 urgencias nocturnas más. Los más afectados son de Camp de Tarragona, que quedará con la mitad de los centros de urgencias cerrados por la noche. La medida se aplicará a partir de hoy a las nueve de la noche y obligará a cerrar en 14 CAP de la zona desde esa hora y hasta las ocho de la mañana. Solo en la ciudad de Tarragona cerrarán tres CAP, y otros dos en la comarca del Tarragonès. Las urgencias de la comarca serán transferidas a los hospitales Joan XXIII y Santa Tecla, y también al centro de atención primaria de Torreforta.

En el Baix Penedès cierran de noche dos CAP y en el Baix Camp, cinco, mientras que en el Alt Camp y la Conca de Barberà serán tres; sus urgencias pasarán a ser atendidas al hospital de Valls.

Josep Mercader, gerente de la Región Sanitaria del Camp de Tarragona sostiene que con los cierres se ahorrarán "dos millones de euros al año". Sin embargo, los sindicatos alertan de la masificación que puede producirse en los centros del Camp de Tarragona que seguirán abiertos de noche.

La Generalitat impulsará un servicio de asistencia telefónica. Los pacientes deberán llamar al 112 y al 902 111 444 y explicar sus síntomas. El personal médico valorará su estado y decidirá la asistencia a dar: telefónica, domiciliaria o el traslado a un centro médico. Además, se creará un dispositivo específico de asistencia domiciliaria con siete ambulancias en el Camp de Tarragona, que se sumará a las 23 ya existentes.

En Girona, los cierres se producirán a partir del 12 de septiembre y afectará a siete centros de la comarca de la Selva y dos en el Ripollès. En Lleida, los CAP no verán reducidos sus horarios de apertura en septiembre, pero Salud no descarta afectaciones en los centros de Ponent durante las próximas semanas.

Estos 21 servicios se suman a las 25 urgencias nocturnas que están clausuradas desde el 1 de julio, básicamente en el área metropolitana. Desde Salud aseguran que han preferido retrasar la afectación a centros sanitarios de las zonas costeras y turísticas, para evitar problemas de colapsos durante la época vacacional. Estos cierres son definitivos y en aplicación de los recortes del 10% que está llevando a cabo Salud.

Con información de Mercè Pérez, Antía Castedo y Eva Visa.