Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La nave 'Juno' parte hacia Júpiter

Lanzada al espacio la nueva misión científica de la NASA

Despegue del cohete Atlas V en la base espacial de cabo Cañaveral (Florida) con la nave  Juno  que se dirige a Júpiter.
Despegue del cohete Atlas V en la base espacial de cabo Cañaveral (Florida) con la nave Juno que se dirige a Júpiter. NASA

La nave interplanetaria Juno ha partido con destino a Júpiter y comienza un largo viaje de cinco años en los que recorrerá 2.800 millones de kilómetros para llegar al planeta gigante. El lanzamiento, en un cohete Atlas V, se ha realizado desde la base espacial de cabo Cañaveral (Florida, EEUU) con tres cuartos de hora de retraso retraso debido a un problema registrado en el último momento en la segunda etapa del cohete."Hoy, con el lanzamiento de la nave Juno, comienza el viaje hacia otra nueva frontera", ha declarado el director de la NASA, Charles Bolden. "El futuro de la exploración incluye [misiones de] ciencia de primera línea como esta para ayudarnos a comprender mejor nuestro sistema solar y ensanchar el panorama de nuevos destinos desafiantes".

Esta sonda automática de la NASA debe colocarse en órbita polar de Júpiter el 4 de julio de 2016. Allí, y durante un año, con los ocho instrumentos científicos que lleva, estudiará el campo gravitatorio del planeta, su estructura interna, el campo magnético, las auroras y la dinámica y composición química de las nubes. Sólo una nave espacial hasta ahora ha estado en órbita jupiteriana, la Galileo, también de la NASA, que funcionó desde 1995 hasta 2003.

La cuenta atrás se ha detenido al detectarse un nivel anómalo en el sistema de helio de la etapa Centaur del Atlas V. Una vez solventado, se ha dado luz vede a la partida, que se ha producido a las 18.25 (hora peninsular)."Estamos en camino y los primeros indicadores muestran que seguimos la trayectoria prevista", ha informado después del despegue del cohete Jan Chodas, jefe del proyecto Juno. "Dentro de un par de horas sabremos más acerca del estatus de la nave, cuando empiece a radiotransmitir y las señales sean captadas por las antenas de Camberra [Australia], de la Red de Espacio Profundo".

Tras el lanzamiento y el despliegue de sus tres grandes paneles solares, la Juno debe prepararse para la denominada fase de crucero, que consta de varias etapas. En su trayectoria la nave dará una vuelta y media al Sol. En octubre de 2013, cuando habrá recorrido ya 1.600 millones de kilómetros, se acercará de nuevo a la Tierra para tomar el impulso gravitatorio que necesita para llegar hasta Júpiter.

La misión, con un coste de 770 millones de euros, durará en total seis años. Los ingenieros calculan que, dada la alta radiación que recibirá en órbita de Júpiter, los instrumentos electrónicos estarán dañados en un año de funcionamiento allí, aunque los equipos más sensibles van protegidos dentro de un recipiente de titanio.

"Júpiter guarda la historia del sistema Solar. Si quieres comprender los primeros pasos de cómo se pasó de la formación del Sol a la de los planetas, tienes que comprender qué fue a parar a Júpiter y cómo se formó éste", ha declarado Scott Bolton, investigador principal de la misión, informa The New York Times. Los científicos quieren retomar la investigación donde la dejó la Galileo e intentar responder preguntas que aquella misión abrió.

"Júpiter es la piedra de Rosetta de nuestro Sistema Solar", ha destacado hoy Bolton tras el lanzamiento de la Juno. "Es, con mucho el planeta más antiguo, suma más materia que todos los demás planetas, asteroides y cometas juntos, y guarda en su interior la historia no sólo del Sistema Solar sino también la nuestra. Juno será allí nuestro emisario para interpretar los que Júpiter tenga que decir".

la Juno será la primera nave espacial que podrá ver en detalle los polos del planeta gigante. Estará en una órbita de trabajo muy elíptica que completará cada once días y cuando haya cumplido 33 órbitas, habrá sobrevolado todo el planeta; habrá transcurrido entonces el año de trabajo previsto. Entonces tomara una trayectoria de impacto contra las capas altas de nubes del planeta para destruirse. Lo mismo hizo la Galileo, para evitar que en el futuro, descontrolada, pudiera impactar en una de las nubes de Júpiter y contaminarla.

La Juno es una nave automática de tres toneladas y media de 3,5 metros de alto y 3,5 de diáemtro, desarrollada en el Jet Propulsión Laboratory (California), el centro por excelencia de exploración espacial interplanetaria en EE UU.

Las naves que alcanzaron Júpiter

Varia naves espaciales automáticas, todas ellas de la NASA y algunas en colaboración con otras agencias, han pasado cerca de Júpiter, pero solo una hasta ahora ha está en órbita allí. Estas son las misiones:

Pioneer 10 y Pioneer 11. La primera fue lanzada en 1972 para dirigirse al Sistema Solar exterior y pasó junto a Júpiter en diciembre de 1973. Su máximo acercamiento al planeta gigante fue de 200.000 kilómetros. Se perdió la comunicación con ella 30 años después, pero debe estar saliendo del Sistema Solar. La segunda cruzó también el cinturón de asteroides y fue más allá de Júpiter (en 1974) para sobrevolar Saturno en 1979. Se perdió el contacto en 1995. Misión de la NASA.

Voyager 1 y Voyager 2. Son las dos naves insignia del llamado Gran Viaje de exploración planetaria concebido por la NASA en los años sesenta. La Voyager1, lanzada en septiembre de 1977, sobrevoló Júpiter -a una distancia mínima de 349.000 kilómetros- en marzo de 1979, tomando y enviando más de 18.000 imágenes del planeta y sus satélites. La Voyager 2 llegó a Júpiter en abril de 1979 y también tomó miles de fotos.

Galileo. Fue la gran misión de Júpiter. Lanzada en 1989, llegó al planeta gigante en 1995 y se puso en órbita allí. Nada más llegar lanzó una pequeña sonda hacia la densa atmósfera jupiteriana que hizo mediciones de temperatura, vientos y presión antes desintegrarse. Al poco de iniciar el viaje, la Galileo sufrió un problema con su antena principal, que no se desplegó completamente, lo que limitó en gran medida en envió de datos a la Tierra, pero fue una larga misión y de éxito. En 2003, la nave recibió la orden de lanzarse contra la atmósfera de Júpiter y se destruyó. Misión de la NASA.

Ulysses. Pasó por Júpiter para tomar impulso y dirigirse al Sol, su destino científico. Misión de la NASA y la Agencia Europea del Espacio (ESA).

Cassini-Huyggens. Misión de investigación de Saturno, en cuya órbita sigue en funcionamiento, pasó por Júpiter en diciembre de 2000, tres años después de su lanzamiento. Envió a la luna Titán de Saturno una sonda europea de descenso, la Huyggens, que había viajado adosada a la nave principal y que llegó a la superficie del satélite cosechando con un rotundo éxito de la ESA. Misión de la NASA, la ESA y la Agencia Espacial Italiana (ASI).

New Horizons. La nave, en viaje actualmente hacia Plutón (llegará dentro de cuatro años), paso junto a Júpiter en 2007, un año después de su lanzamiento, para tomar impulso en una maniobra gravitatoria.

Más información