Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Viaje a los misterios de Júpiter

La NASA emprende una gran misión científica - 'Juno' parte hoy para estudiar de cerca el gigante gaseoso

Júpiter, gigante gaseoso, el mayor planeta del Sistema Solar, recibirá una nave espacial que durante un año estudiará ese mundo de cerca para averiguar cómo se formó, cómo ha evolucionado y cómo es ahora bajo la capa exterior de bandas de nubes y tormentas. Es la próxima gran misión científica de la NASA: Juno. El lanzamiento está previsto para la tarde de hoy desde la base espacial de Florida en un cohete Atlas V, pero la nave no llegará al gran planeta hasta dentro de cinco años. "Vamos a observar Júpiter profundamente, nos vamos a acercar mucho y vamos a hacer muchas cosas que nunca se han logrado hasta ahora", ha declarado el investigador principal de la misión, Scott Bolton.

La nave investigará la estructura del mayor planeta del Sistema Solar

En la historia de la exploración espacial, solo otra nave ha viajado al planeta gigante para colocarse en órbita, la Galileo, también de la NASA, que funcionó hasta 2003. En torno al otro gigante gaseoso, Saturno, está ahora la nave Cassini, y una pequeña sonda se dirige a Plutón. Pero las misiones de exploración de los planetas exteriores del Sistema Solar, complejas y costosas, no se hacen a menudo.

La Juno se centrará en cuestiones fundamentales que dejó abiertas la Galileo. Las preguntas que los científicos pretenden responder son: ¿Cómo se formó Júpiter? ¿Cuánta agua u oxígeno tiene? ¿Cómo es su estructura interna? ¿Tiene un núcleo sólido? Y, si es así, ¿cómo es de grande? ¿Cómo se genera su vasto campo magnético? ¿Qué relación tienen los fenómenos atmosféricos que se observan en la capa superior de las nubes con la dinámica de su interior? ¿Qué procesos generan las vistosas auroras allí? ¿Cómo son los polos del planeta?

La luz tarda 8 minutos y 19 segundos en llegar del Sol a la Tierra, mientras que tarda 39 minutos y 50 segundos en recorrer la distancia actual entre la Tierra y Júpiter. El 4 de julio de 2016, cuando la Juno llegue al planeta gigante, estará a 48 minutos y 19 segundos luz (869 millones de kilómetros).

Júpiter está hecho casi todo de hidrógeno y helio, como el Sol, y si hubiera sido unas 80 veces más masivo se habrían encendido en su interior las reacciones nucleares que lo habrían hecho brillar como una estrella. Las nubes exteriores más vistosas están compuestas de amoniaco y forman bandas por los vientos, con algunas colosales tormentas como la Gran Mancha Roja; en el interior, el hidrógeno se licúa hasta un punto en que se convierte en un conductor eléctrico, como un metal, y debe originar los poderosos campos magnéticos del planeta. Precisamente la estructura detallada del interior de Júpiter es uno de los objetivos de la misión Juno. Para cumplirlos, la nave lleva 29 sensores que alimentan de datos a ocho instrumentos científicos.

Tras el lanzamiento previsto para hoy, la Juno seguirá una trayectoria compleja, tanto que dentro de un par de años se acercará de nuevo a la Tierra para tomar el impulso gravitatorio que necesitará para llegar a Júpiter. En total va a recorrer 2.800 millones de kilómetros.

Una vez que llegue a destino, se pondrá a girar en torno al planeta rodeándolo por los polos y en una órbita elíptica arriesgada, porque se alejará mucho, pero se acercara en cada vuelta hasta unos 5.000 kilómetros de la capa superior de nubes. La NASA explica que si Júpiter fuera un balón de baloncesto, esos 5.000 kilómetros serían 0,8 centímetros.

Aunque Júpiter recibe unas 25 veces menos luz del Sol que la Tierra, la nave, para funcionar allí, lleva unos paneles solares tecnológicamente muy avanzados para suministrar electricidad a sus instrumentos, lo que ha permitido prescindir del generador nuclear, como llevaba la Galileo.

Para cumplir también objetivos educativos y de divulgación, la nave se dedicará a tomar y enviar imágenes que se ofrecerán libremente al público. También lleva una placa en honor de Galileo Galilei, que descubrió las cuatro principales lunas de Júpiter en 1610, y tres figuritas de plástico de los dioses mitológicos Júpiter y Juno así como del sabio italiano.

La expedición

- La masa de Júpiter es casi 320 veces la de la Tierra. Es el mayor planeta del Sistema Solar y se han descubierto a su alrededor 64 lunas.

Su Gran Mancha Roja es una gigantesca tormenta y se observa desde hace más de 300 años. La Pequeña Mancha Roja se ha formado recientemente por la fusión de tres tormentas.

- La nave espacial

Juno tardará cinco años en viajar desde la Tierra a Júpiter y allí, en órbita, observará el planeta durante un año. Tras haber cumplido 33 órbitas en ese planeta se destruirá entrando en su capa nubosa.

- Un cohete Atlas V lanzará al espacio esta sonda de 3.625 kilos que mide 3,5 metros de alto y otros tantos de diámetro, con tres paneles solares que, desplegados, suman una superficie de 60 metros cuadrados.

- La nave recorrerá 2.800 millones de kilómetros para ir a Júpiter; y cuando llegue (el 4 de julio de 2016), el planeta gigante estará a 869 millones de kilómetros. La distancia entre la Tierra y el Sol es de casi 150 millones de kilómetros.

- La nave se pondrá en órbita polar del planeta gigante acercándose hasta 5.000 kilómetros de su capa más alta de nubes.

- El coste total de la misión de la NASA, dirigida, por el Jet Propulsion Laboratory, ronda los 1.100 millones de dólares (unos 770 millones de euros).

- La primera nave espacial que pasó cerca de Júpiter fue la Pioneer 10

, de la NASA, en 1973, y el año siguiente lo hizo la Pioneer 11. Desde entonces han pasado la Voyager 1 y Voyager 2,

la Ulysses (camino del Sol), la Cassini-Huygens (hacia Saturno) y la New Horizons (hacia Plutón). La primera y única sonda hasta ahora que se ha puesto en órbita de Júpiter fue la Galileo

, que funcionó allí de 1995 a 2003.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 5 de agosto de 2011

Más información