Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Primeros detalles del asteroide Vesta

La sonda espacial 'Dawn' envía imágenes del objeto, que ahora está a 184 millones de kilómetros de la Tierra

Los detalles de la superficie del asteroide Vesta empiezan a aparecer en la fotografías que está tomando allí, a 184 millones de kilómetros de la Tierra, la sonda espacial automática Dawn. Se aprecian cráteres de impacto de múltiples tamaños, algunos de gran tamaño con las paredes perfectamente definidas. "Decimos que Vesta es el planeta de tipo terrestre más pequeño y las últimas imágenes que hemos recibido justifican nuestras expectativas porque se aprecia en ellas que diferentes procesos actuaron en el pasado en la superficie del asteroide", ha explicado Chris Russell, científico de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) e investigador principal de la misión Dawn, de la NASA. "Ahora que estamos en órbita de uno de los últimos mundos inexplorados del Sistema Solar interior podemos ver que es un lugar único y fascinante", añade el ingeniero y jefe de la misión Marc Rayman.

La Dawn, que partió de la Tierra en septiembre de 2007, fue capturada gravitatoriamente por Vesta el pasado 16 de julio y se quedó allí en órbita. Pero no es aún su órbita de trabajo que alcanzará, siguiendo ahora una trayectoria en espiral, el próximo 11 de agosto. La sonda girará en torno al asteroide a unos 2.700 kilómetros de su superficie y, durante un año, desplegará sus instrumentos científicos para fotografiar Vesta en detalle, estudiar sus minerales y determinar qué elementos químicos están presentes en la capa superficial (hasta un metro de profundidad). Además un experimento especial permitirá detectar las sutiles variaciones del campo gravitatorio, lo que permitirá investigar su estructura interna.

Las imágenes que ahora presenta la NASA se tomaron el pasado 24 de julio a unos 5.200 kilómetros del asteroide para determinar los parámetros óptimos de navegación de la sonda y para preparar las observaciones propiamente científicas. Vesta, de 530 kilómetros de diámetro, gira sobre su eje y cumple una vuelta completa cada cinco horas y 20 minutos y las cámaras de la Dawn cubren toda la superficie del asteroide.

La nave, desarrollada por la NASA en el Jet Propulsión Laboratory (California), la catedral de las misiones de exploración del Sistema Solar estadounidenses, ha recorrido 2.800 millones de kilómetros desde que salió de la Tierra, y ahora permanecerá un año en órbita de Vesta. Pero no acaba allí su aventura, sino que después se despedirá de este asteroide en julio del año próximo para dirigirse a otro, Ceres, al que llegará en 2015.

La Dawn, con importante participación de instituciones de Alemania y de Italia, lleva un detector con 21 sensores de neutrones y de rayos gamma, así como un espectrómetro visible e infrarrojo similar a los instalados en las naves Rosetta y Venus Express, de la Agencia Europea del Espacio (ESA), según informa la NASA. La Venus Express están actualmente funcionando en órbita de Venus y la Rosetta viaja actualmente hacia el cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko, con llegada fijada en 2014.