Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El parlamento israelí rechaza la propuesta para legalizar el matrimonio civil

Cientos parejas ateas o que profesan distintas religiones viajan a Chipre para celebrar su enlace

El Parlamento israelí (Kneset) ha rechazado una propuesta de ley que pretendía legalizar el matrimonio civil, en una sesión a la que se presentaron decenas de ciudadanos vestidos de novios, según informa el periódico local Haaretz. La propuesta, presentada por el partido izquierdista Meretz, contó con 17 votos a favor frente a 40 en contra, en una sesión en la que estuvieron ausentes gran parte de los 120 parlamentarios.

Un estudio elaborado por investigadores de la universidad de Ben Gurión revela que dos tercios de la población israelí apoyan la legalización de los matrimonios civiles, aunque sólo un tercio de la población querría casarse de esa forma. "La mayoría de israelíes apoya la libertad de opción para casarse. Sin embargo, las facciones ultra-ortodoxas han logrado de nuevo que la coalición (gubernamental) rechace la propuesta de ley. Están robándonos un derecho civil básico", ha declarado el diputado Nitzan Horowith, que propuso la fallida legislación.

En Israel, sólo existe el matrimonio religioso, lo que impide que las personas de distintas confesiones se puedan casar entre ellas y obliga a los ateos y agnósticos a someterse a los procedimientos confesionales para unirse. Otros optan por cruzar la frontera para celebrar un enlace secular en la isla vecina de Chipre, ya que el Ministerio de Interior israelí reconoce los matrimonios civiles celebrados en otro país. Sin embargo, la investigación de la universidad de Ben Gurión señala que los altos costes administrativos y económicos para casarse por lo civil fuera de Israel obligan a que la mayoría de la población recurra al Rabinato para unirse según la ortodoxia judía.