Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Condenan a Salud por la muerte de un paciente al no diagnosticarle un tumor

Deberán indemnizar a su familia con 25.000 euros por aplicarse el principio de pérdida de oportunidad

Tenía 57 años y un tumor en el riñón. Fue revisado en el Hospital Valle del Nalón, en Oviedo, pero no le encontraron nada. Murió porque a causa de la metástasis. Los familiares de la víctima demandaron a la Consejería de Salud y Servicios Sanitarios del Principado de Asturias por no detectar con anterioridad el tumor. Ahora la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de esa región, ordenó una indemnización de 18.000 euros para la viuda y 2.500 para cada uno de sus tres hijos.

Contra esta resolución, firmada el 21 de julio, cabe imponer ante la Sala un recurso de casación en el término de 10 días, para ser resuelto por la sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo.

Con esta sentencia, el TSJA desestima la causa de inadmisibilidad alegada por la Administración demandada y estima en parte el recurso interpuesto por los Servicios Jurídicos de El Defensor del Paciente en nombre de la familia del fallecido, de tal forma que declara la responsabiidad patrimonial de la Consejería y la condena, y solidariamente a la entidad aseguradora, a abonar las cantidades citadas.

Según indican desde El Defensor del Paciente, el fallecido, P.M.Z., "llevaba desde junio de 2006 acudiendo en numerosas ocasiones al Servicio de Urgencias del Hospital Valle del Nalón aquejado de fuertes dolores abdominales y renales, y trastornos urinarios".

"Tras escuetas exploraciones, siempre era dado de alta con el diagnóstico de dolor inespecífico", señalan apuntando que "finalmente fue remitido al Urólogo, y tras repetidos diagnósticos erróneos no se logró obtener un diagnóstico claro de su situación".

Por ello, "tras 7 meses de peregrinaje infructuoso del paciente al médico y al Servicio de Urgencias, con un deterioro importante de su salud, dolor renal, pérdida de peso, decaimiento y fiebre constante, se confirma mediante TAC que padece un tumor, siéndole extirpado el riñón izquierdo y un trozo de intestino".

De este modo, su estado "continuó empeorando sin remedio y a pesar de los numerosos ingresos durante los siguientes meses en Urgencias y nuevos diagnósticos erróneos de neumonía, le es detectada una mancha

en el pulmón, con diagnóstico de 'metástasis de carcinoma urotelial', que no se somete a tratamiento oncológico activo debido a lo avanzado de su estado y se recomienda su ingreso en la Unidad de Cuidados Paliativos, falleciendo el paciente con fecha 11 de septiembre de 2007 a los 57 años de edad".