Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El gasto farmacéutico decrece un 9,02% en junio

La partida que las comunidades pagan por las recetas de los usuarios se reduce desde hace 12 meses

El efecto de los descensos en los medicamentos decretados el año pasado sigue en vigor. En junio, la variación de la factura que pagan las comunidades por los medicamentos recetados a los ciudadanos bajó un 7,07% con respecto al mismo mes del año anterior, según los datos que ha hecho público el Ministerio de Sanidad. Si se toma el acumulado de los últimos 12 meses, el descenso es un nuevo récord: el 9,02% interanual. Nunca desde que hay datos esta partida había decrecido tanto.

Es casi la primera vez desde la Transición que esta partida es negativa -ha habido alguna excepción algún mes-, y, desde luego, es la primera vez que la partida desciende porcentualmente 12 meses seguidos, llegando a variaciones negativas en los últimos ocho.

Otras medidas -introducción de precios de referencia o recortes lineales como los decretados por Elena Salgado cuando era ministra de Sanidad, entre 2004 y 2007- no habían conseguido más que una frenada en la escalada de esta partida, que cuando el PP dejó el poder en mayo de 2004 crecía un 10,04% interanual.

En este descenso no se incluye el que se pueda causar por las medidas acordadas en el último Consejo Interterritorial del miércoles pasado, en el que se acordó obligar a los médicos a recetar por principio activo (el nombre de la molécula que tiene propiedades terapéuticas, por ejemplo, omeprazol, en lugar de la marca, Losec en este caso). En concreto, en mayo de 2010 esta partida suponía 12.700 millones de euros anuales para las comunidades, y ahora representa algo menos de 11.500 millones, lo que quiere decir que las comunidades van a ahorrar al menos 1.200 millones. Otra cosa -como ha señalado la ministra de Sanidad, Leire Pajín- es que las comunidades vayan a dedicar esos ahorros al sistema de salud, ya que no están obligadas a hacerlo.

Por cierto que la última medida acordada por el Gobierno y los consejeros se enfrenta a la oposición de varias sociedades médicas. Es cierto que el código deontológico de la Organización Médica Colegial establece que entre dos productos iguales (bioequivalentes en el lenguaje científico) lo correcto es recetar la de menor precio, pero aún en este caso algunos facultativos quieren poder determinar, si lo desean, la marca o el laboratorio que debe suministrarse al paciente.

En este sentido se han pronunciado la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (Semfyc), la Federación de Asociaciones Científico Médicas Españolas (Facme), que a su vez representa a 37 sociedades, y la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (Semg).