Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Senado de EE UU ratifica al primer juez abiertamente gay

El demócrata que propuso a Oetken contaba con el impacto que tendría en la lucha por la igualdad de los homosexuales

El Senado norteamericano confirmó ayer por primera vez en su historia a un magistrado varón, abiertamente gay, como juez de un distrito federal. J. Paul Oetken (Louisville, Kentucky, 1965) se doctoró en derecho por la universidad de Yale y fue asistente administrativo en el Tribunal Supremo, máxima instancia judicial del país, y abogado del Estado bajo el mandato del presidente Bill Clinton. A partir de ayer es juez federal por el distrito sur de Nueva York, con una votación de 80 contra 13. Todos los senadores que se opusieron están afiliados al Partido Republicano.

Fue el senador demócrata neoyorquino Charles Schumer quien propuso a Oetken para el puesto, y lo hizo, según ha admitido, por su experiencia y, también, por su sexualidad. "Me sorprendió enterarme de que no había jueces varones abiertamente homosexuales en todo el sistema judicial federal", dijo Schumer en septiembre en conferencia de prensa. El Senado ha tardado 10 meses en confirmar al candidato.

Oetken no fue el primer elegido por el senador Schummer. Previamente, el político demócrata había apuntado al abogado Daniel S. Alter, que también es abiertamente homosexual, pero que no llegó a someterse al filtro del Senado. La Casa Blanca decidió no presentar su candidatura debido a dos comentarios hechos a la prensa. El primero criticaba que se nombre a Dios en la jura de bandera norteamericana; el segundo que se use la expresión Feliz navidad en los comercios por excluir a clientes de credos distintos al cristiano. Alter dijo entonces que la prensa había malinterpretado y sacado de contexto esos comentarios.

"La confirmación de Paul Oetken es un hito para todos los gais, lesbianas, bisexuales y transexuales que estén interesados en prestar servicio en el sistema judicial", dijo al diario gay The Washington Blade Joe Solmonese, presidente del mayor lobby homosexual del país, The Human Rights Campaign. "Demuestra, además, que el duro trabajo de los jóvenes gais acaba aportando resultados".

Antes de Oetken otra persona, mujer y abiertamente homosexual, fue ratificada por el Congreso para el sistema de justicia federal. Se trata de Deborah Batts, que también es magistrada por el distrito sur de Nueva York. Fue elegida durante la Administración de Bill Clinton, en los años 90.