Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hibernación durante 31 meses a 800 millones de kilómetros

La nave 'Rosetta', que se dirige al encuentro de un cometa, se despertará automáticamente el 20 de enero de 2014

Los expertos de la Agencia Europea del Espacio (ESA) están preparados para poner en modo de hibernación su nave Rosetta, que se dirige al encuentro de un cometa y que, en los próximos meses, viajará demasiado alejada del Sol para que la radiación alimente de energía sus sistemas. En los próximos 31 meses seguirá su viaje con casi todos los sistemas de apagados, incluidos los de telecomunicaciones y control, y sólo se mantendrán activos el ordenador de a bordo y varios calentadores que, a partir de ahora, se encenderán periódicamente para evitar que los sistemas de la nave queden inutilizados por el frío interplanetario. Los instrumentos científicos ya se han apagado. Está previsto enviar la orden de entrar en hibernación profunda a partir del próximo miércoles, cuando se hayan completado todas las comprobaciones del estado de la nave.

"Rosetta se está alejando del Sol y dentro de poco sencillamente no va a recibir suficiente radiación solar para alimentar sus sistemas", explica Paolo Ferri, responsable de misiones solares y planetarias en ESOC, el centro de control de la ESA, En Darmstadt (Alemania). "Ya logramos un record en julio de 2010, cuando la nave llegó a estar a 400 millones de kilómetros del Sol y se convirtió en la sonda espacial que ha operado más lejos de la estrella con paneles solares exclusivamente. Ahora la Rosetta duplicará ese récord de distancia". La nave seguirá una trayectoria alejándose del Sol hasta 790 millones de kilómetros.

La nave europea de exploración, de unas tres toneladas, fue lanzada al espacio en marzo de 2004 y debe llegar al cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko en 2014, para colocarse en órbita de su núcleo y poder estudiarlo de cerca con sus 11 instrumentos científicos de a bordo. Además, lanzará un módulo de descenso a la superficie, con otra decena de aparatos de investigación. La nave, en órbita, acompañará al cometa durante un año en su viaje hacia las proximidades del Sol. El viaje no esta siendo directo desde la Tierra sino que la nave va aprovechando acercamientos a cuerpos del Sistema Solar para tomar impulso. Además, se ha sobrevolado de cerca ya dos asteroides. La misión cuesta mil millones de euros, incluido el lanzamiento.

Ahora la Rosetta entra en su fase de hibernación profunda más larga: 136 semanas. Pero a centenares de millones de kilómetros de la Tierra las citas espaciales pueden ser extremadamente precisas. Los responsables de control de la misión han programado esta fase durmiente de manera que el 20 de enero de 2014, exactamente a las 10 de la mañana (GMT), el temporizador de a bordo activará la Rosetta que, unas horas después, enviará una señal de control a la Tierra avisando que se ha despertado. "Hemos estado planificando la fase de hibernación durante un tiempo, es una fase compleja de la misión", comenta Andrea Accomazzo, jefe de operaciones de ESOC, en un comunicado de la ESA. "Es un momento emocionando para el equipo de control porque esencialmente apagamos la nave, pero estamos ya deseando que llegue enero de 2014 para que se despierte y recuperarla".

Más información

  • La nave 'Rosetta', que se dirige al encuentro de un cometa, se despertará automáticamente el 20 de enero de 2014