Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Salvar a Kai

Sigue en Internet la odisea de un pez que sobrevive en un acuario lleno de basura. La pecera reproduce la inmensa balsa de plástico que se ha acumulado en el Pacífico Norte

Pequeño, de apariencia frágil y de un llamativo naranja. Es Kai, un pececillo de colores que se las tiene que arreglar para sobrevivir hasta el próximo 10 de junio en una pecera llena de basura. Sus peripecias se pueden seguir las 24 horas en Facebook¿Una tortura? Puede parecerlo, pero aunque él no lo sepa forma parte de una campaña de Cohn & Wolfe para el Proyecto Kaisei,iniciativa de limpieza oceánica puesta en marcha por la ONG Ocean Voyages Institute, que pretende encontrar soluciones para acabar con la inmensa mancha de basura, principalmente plástico, que flota en medio del Pacífico, entre Hawai y la costa de Estados Unidos. Conocida como el vórtice o sopa de plástico, su tamaño es similar al de España, Portugal y Francia juntos, y sigue creciendo.

La acumulación de desechos tiene unas dimensiones similares a España, Portugal y Francia juntos y sigue creciendo

Pero a Kai se le puede salvar. Por cada donativo que reciba la organización, a partir de cinco euros, la basura de su acuario irá desapareciendo. Todo el dinero recaudado se destinará a financiar la próxima expedición de Kaisei a la mancha, programada para este verano. Los organizadores de la campaña recuerdan que la pecera reproduce la situación a la que se enfrentan a diario millones de animales debido a la contaminación por plásticos, que, además, mata.

El proyecto nació en 2009. Desde entonces han organizado dos expediciones en las que han descubierto que los trozos de plástico se convierten en pequeñas partículas de las que surgen elementos químicos contaminantes, que ingieren los animales y se acumulan en las redes de pesca. En algunas zonas han encontrado concentraciones de plástico siete veces superiores a las del zooplancton, que es la principal fuente de comida para mucha de la fauna de la región.