Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Miles de estudiantes se manifiestan en Chile por la educación pública

Los disturbios ocasionados por algunos grupos acaban con decenas de detenidos

En Santiago, unos 20.000 estudiantes marcharon desde Plaza Italia, tradicional punto de encuentro para los santiaguinos, hasta el Parque Almagro, y aunque al comienzo la marcha transcurrió de forma pacífica, la acción de encapuchados acabó en un enfrentamiento generalizado entre estudiantes y la policía. La protesta que fue convocada por la Confederación de Estudiantes de Chile (Confech), tanto universitarios como de secundaria, y contó también con la participación de profesores, rectores, trabajadores e incluso algunos parlamentarios.

El ministro de Educación, Joaquín Lavín, lamentó los incidentes entre alumnos y la policía y aseguró "que las puertas del ministerio están abiertas para todos los estudiantes". Lavín dijo que agradece a los estudiantes que hayan puesto la educación superior en el centro del debate, al indicar que "estamos en la misma vereda", aunque rechazó los hechos de violencia y aseguró que en la región metropolitana de Santiago hubo al menos un 82% de asistencia a las clases, al igual que en las regiones.

La manifestación estudiantil se inició cerca de las 11 de la mañana (las cinco de la tarde en la península Ibérica), pero dos horas después, cientos de jóvenes se separaron del trazado aprobado por las autoridades, y se dirigieron hacia el Palacio de La Moneda, sede del Ejecutivo. La policía intentó evitarlo y cargó contra ellos. Decenas de encapuchados destrozaron bancos públicos, carteles publicitarios, farolas y lanzaron botes de pintura contra los vehículos policiales, muchos de los cuales terminaron pintados de rosa y de otros colores. Hay, al menos, 69 detenidos.

En cuanto a las reivindicaciones de los manifestantes, el presidente del Colegio de Profesores, Jaime Gajardo, dijo a los periodistas: "El tema principal que nos involucra a todos es recuperar la educación pública para Chile y terminar con la privatización de la universidades". El diputado y presidente del Partido Comunista, Guillermo Teillier, manifestó su "irrestricto respaldo a los estudiantes, profesores, académicos, funcionarios, padres y apoderados que hoy día realizan esta manifestación de carácter nacional en defensa de la educación en nuestro país". Teillier llamó a la juventud, militantes y amigos de su colectivo a sumarse a la manifestación, "para dar a conocer públicamente estas demandas y exigir al Gobierno de derecha respuestas satisfactorias".

Por su parte, la presidenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile, Camila Vallejo dijo a los periodistas que las demandas de los estudiantes "incumben a todos, ya que la educación es un problema de todos, padres, estudiantes y profesores".

Las protestas estudiantiles se desarrollaron también en Valparaíso, Concepción, Iquique, La Serena, Valdivia y Puerto Montt, ciudades en las que todas las manifestaciones terminaron con enfrentamientos, algunas con el lanzamiento de cócteles molotov por parte de encapuchados.