Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los pitillos electrónicos no están indicados para dejar de fumar

La Sociedad Española de Neumología afirma que aún hay dudas sobre su seguridad

Todavía no se ha demostrado que los cigarrillos electrónicos (esos cilindros de plástico que emiten vapor de agua solo o aromatizado) sirvan para dejar de fumar. El aviso lo ha hecho la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ), ante el aumento de sus ventas -un 806% en enero-. "El cigarrillo electrónico no se puede vender en Australia, ni en Canadá ni en Alemania o Suiza. La FDA (Federal Drug Administration) americana, en algunos análisis de cigarrillos electrónicos encontró carcinógenos como nitrosaminas y di-etileno-glicol, anabasina y beta nico-tyrina. La OMS (Organización Mundial de la Salud) no permite la publicidad de los cigarrillos electrónicos como tratamiento antitabáquico", recuerda la Separ en una nota.

"Hoy, los especialistas en tabaquismo no podemos recomendar el cigarrillo electrónico como forma de tratamiento para el tabaquismo y creemos que su utilización no está exenta de riesgos para la salud porque no se ha demostrado todavía su inocuidad", afirma Carlos Jiménez, responsable del área de tabaquismo de la Separ.

"Otras dudas respecto al cigarrillo electrónico se centran en su contenido. La FDA encontró que algunos de los cartuchos que se vendían como libres de nicotina contenían y emitían nicotina en diferentes concentraciones. Tampoco existe ningún estudio que analice como se produce el depósito de nicotina en el alveolo mediante la utilización del cigarrillo electrónico. Por otro lado, algunos expertos han mostrado su preocupación porque el uso del cigarrillo electrónico perpetuase el ritual mano-boca lo que dificultaría más el abandono definitivo del consumo del tabaco", señala la sociedad médica.