Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Cumbre del Clima busca un tratado vinculante... pero el año que viene

Naciones Unidas, explora caminos recónditos y textos llenos de sutilezas que satisfagan a todo el mundo. - La UE y varios países pequeños piden que en Durban 2011 se presente "un instrumento legalmente vinculante"

La Cumbre del Clima de Cancún acelera en busca de acuerdos. Y para ello, como es habitual en Naciones Unidas, explora caminos recónditos y textos llenos de sutilezas que satisfagan a todo el mundo. La última propuesta, conocida ayer a mediodía, es de la UE, Costa Rica y de la alianza de pequeños Estados-islas (Aosis) amenazados por el calentamiento. El texto pide que en la cumbre del año que viene en Durban (Sudáfrica) se presente "un instrumento legalmente vinculante bajo la Convención" de Cambio Climático de Naciones Unidas. Eso implicaría también a EE UU -que está en la Convención, pero no en el Protocolo de Kyoto-, y a China, que no tiene obligaciones en Kioto.

Los países en desarrollo exigen prorrogar Kioto -por el que la UE, Japón, Canadá y Australia están obligados a reducir sus emisiones- y Europa parece dispuesto a aceptarlo si a cambio logra que los dos procesos de negociación -el que tiene a EEUU y el que no- concluyan en uno solo.

Ante la acusación de que la UE pretendía matar Kioto, la comisario de Cambio Climático, Connie Hedegaard, respondió en un comunicado: "Es absurdo e injusto acusarnos de matar el Protocolo de Kioto. Al contrario, la UE ha peleado duramente para mantenerlo vivo y aún lo hace. Al mismo tiempo, trabajamos para asegurarnos de que EE UU y las grandes economías emergentes asuman compromisos vinculantes, ya que representan una parte muy sustancial de las emisiones del mundo".

"Nos parece que la propuesta es constructiva y es destacable que esté firmada por países desarrollados y países en desarrollo. Esa forma de construir puentes es la que nos puede sacar del atolladero", afirmó Aida Vila, responsable de Cambio Climático de Greenpeace. Según la ONG ecologista, China, India y Filipinas, Egipto y Bolivia se oponen, pero la propuesta tiene apoyos importantes como Sudáfrica.

La cumbre ha conseguido disolver bloques muy homogéneos de negociación, como el de los países bolivarianos (el presidente de Ecuador, Rafael Correa, fue mucho más suave que las posturas de Bolivia e incluso señaló aspectos positivos en la negociación), o el distanciamiento entre el Basic (Brasil, China, India y Sudáfrica).

Bolivia es uno de los países que más protagonismo tiene en la cumbre. Evo Morales acudió a Cancún -pocos jefes de Estado o de Gobierno han acudido- y su embajador ante la ONU comenzó el miércoles por la tarde a denunciar la existencia de reuniones informales de las que Bolivia se retiró pese a estar invitada. Bolivia lideró la rebelión que en Copenhague impidió a la ONU adoptar formalmente el acuerdo cerrado entre la mayoría de países, y la presidencia mexicana se ha empeñado en realizar un cumbre transparente y con participación de todos los países. Sin embargo, Morales eludió ayer en rueda de prensa la pregunta más espinosa, si apoyaría un acuerdo en Copenhague. El presidente boliviano lanzó una larga diatriba sobre los males del sistema -"o muere el capitalismo o muere la madre Tierra. Buscar una salida intermedia es engañar a los pueblos"- y habló sobre lo que le duele ver a los campesinos del altiplano lidiar con las sequías recurrentes por el calentamiento. Pero no dijo que fuera a bloquear ningún acuerdo.

"Estamos todos negociando: ricos, pobres, Norte y Sur", resumió ayer el ministro mexicano de Medio Ambiente, Rafael Elvira Quesada, en los pasillos de la conferencia.

La petición de que dentro de un año haya un acuerdo vinculante y la alusión a los compromisos que los países adquirieron en Copenhague es casi lo máximo que se puede sacar de Cancún. Eso y recuperar el sistema de negociación. Hay temas muy avanzados, como el sistema para compensar a los países tropicales para que no talen sus bosques, pero EE UU ha avisado de que todos los bloques de negociación deben ir de la mano, que no habrá acuerdo en bosques si no lo hay en la transparencia china.