Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La mamografía en mujeres de 40 a 49 años baja la mortalidad un 29%

El estudio, hecho en Suecia, reabre el debate sobre la oportunidad de las pruebas preventivas

El debate sobre la conveniencia de establecer pruebas generalizadas para detectar algunas enfermedades tiene un nuevo dato que considerar: un estudio hecho con más de un millón de mujeres en Suecia muestra que adelantar la edad a la que se hacen las mamografías reduce hasta un 29% las muertes por cáncer de mama.

El trabajo se aprovecha de una situación especial. Cuando las autoridades suecas recomendaron en los ochenta hacer mamografías a todas las mujeres mayores de 50 años, hubo Gobiernos locales -aproximadamente la mitad- que decidieron hacerlo antes. Así que solo ha habido que estudiar la incidencia del cáncer en ambos grupos para ver la diferencia. Entre 1986 y 2005 hubo 1.205 fallecido en el grupo que no se hizo las pruebas -el que se tomó como control-, y 619 en el otro. Cuando se ajusta a la población total, da como diferencia ese 26%.

El debate sobre la conveniencia de las mamografías está abierto en Estados Unidos, donde algunos estudios recientes afirman que hacerlas muy pronto puede ser perjudicial a largo plazo para las mujeres, ya que la misma radiación actuaría como un promotor del cáncer. En este sentido, aunque dejando el caso del cáncer de mama aparte, se ha planteado en España con la nueva ley de salud pública, que prevé restringir las pruebas generalizadas para reducirlas a población de riesgo.

En esta decisión hay otro factor: el coste de las pruebas. En sanidad, el factor coste-beneficio es una variable indispensable para decidir qué prácticas se recomiendan o imponen. En un mundo sin limitaciones financieras, lo ideal sería que todo el mudo se mirara todo, para evitar enfermar. Pero eso no es realista, y por eso hay que tener en cuenta el beneficio frente al coste, aunque suene tan radical, en este caso, como pensar cuánto merece la pena gastar para salvar 586 vidas que, a lo mejor, podrían no perderse si la mujer se hiciera otras revisiones, como los chequeos manuales para detectar bultos.