Una investigación independiente aconseja cambiar la cúpula del panel sobre cambio climático de la ONU

El responsable del IPCC, Rajendra Pachauri, pone su futuro en manos de los 194 Gobiernos que se reunirán en octubre para estudiar las recomendaciones del informe

La historia del comité de la ONU que produce los informes científicos sobre el cambio climático puede considerarse un éxito, pero el comité necesita reformas importantes, concluye un informe independiente sobre los procedimientos del Panel Intergubernamental para el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) de la ONU, encargado a raíz de la polémica surgida en torno a este organismo en el llamado Climategate, a finales de noviembre de 2009. El informe asegura que las conclusiones científicas sobre el cambio climático siguen vigentes y que no se ha analizado la ciencia, sino los procedimientos.

Los mayores cambios se recomiendan en la estructura del IPCC, en el sentido de que renueve su cúpula para la elaboración de cada nuevo informe y de que cree una estructura directiva encabezada por un director ejecutivo a tiempo completo, ahora inexistente. El actual presidente, el indio Rajendra Pachauri, que lleva ocho años en el puesto y bajo cuyo mandato se elaboró el cuarto y último informe del organismo, en 2007, se ha mostrado hoy remiso a dejar el puesto, aduciendo que ha de elaborar el quinto informe, previsto para 2013, y poner en marcha las recomendaciones del documento presentado hoy al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, quien lo encargó.

Más información

En todo caso, es el plenario del IPCC, en el que están representados 194 Gobiernos, que se reunirá en octubre en Corea del Sur, el que debe decidir si se aceptan las medidas propuestas y cómo y cuándo se implementan, ha afirmado Pachauri en la sede de la ONU en Nueva York. "La comunidad científica está de acuerdo en que el cambio climático es real", ha recordado el experto, cuyo nombramiento en 2002 fue apoyado por el presidente George W. Bush en contra de la permanencia en el puesto del estadounidense Robert Watson, que era considerado por el Gobierno de EE UU de entonces demasiado pro-clima.

Las reformas recomendadas se basan en que este organismo informal, en el que participan centenares de científicos de todo el mundo (sin paga, como ha recordado Pachauri), además de representantes gubernamentales, tiene que manejar cada vez más datos y su labor es cada vez más compleja y está más sujeta al escrutinio público, ha explicado Harold Shapiro, economista y presidente del comité del Consejo Interacademias que ha realizado la investigación. Para Shapiro, el IPCC representa la intersección entre la ciencia y la sociedad y es un ejemplo de innovación social que ha contribuido enormemente a aumentar la conciencia social sobre el cambio climático. Sin embargo, el debate social sobre este fenómeno ha aumentado tanto "en un mundo que se pregunta como responder mejor a este desafío" que ha salpicado al organismo, poniendo en duda su imparcialidad.

La labor del IPCC mereció el premio Nobel de la Paz en 2007, pero el pirateo de centenares de correos electrónicos entre científicos y el descubrimiento de dos errores menores en el último informe, así como acusaciones hechas a Pachauri de enriquecerse durante su mandato, que se han demostrado infundadas, han supuesto una merma de su credibilidad. Mientras tanto, los escépticos del cambio climático han mantenido campañas continuadas y esta actividad política "continuará", ha destacado Pachauri, quien ha acogido positivamente las recomendaciones y ha admitido que "el IPCC puede y debe mejorar".

El organismo debe ser todo lo transparente posible al informar sobre su forma de trabajo, especialmente sobre sus criterios para seleccionar los participantes y el tipo de información científica y técnica que se va a evaluar, señala el informe, que concluye: "Al final, lo que cuenta para la calidad de las evaluaciones es la calidad del liderazgo en todos los niveles".

Rajendra Pachauri
Rajendra PachauriEFE

Las recomendaciones

El IPCC fue creado en 1988 por dos agencias de la ONU, la Organización Meteorológica Mundial (OMM) y el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEP). Su estructura burocrática ha sido mínima y ha contado con pocos medios. Ha realizado cuatro informes, el último en 2007, que han llevado a la conclusión de que existe un cambio climático en marcha producido por las actividades humanas y han sido la base para las actuaciones políticas en torno a este desafío global.

Las principales recomendaciones del informe encargado por el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, y el presidente del IPCC, Rajendra Pachauri, son:

FORMA DE TRABAJO

- Mejor aplicación de las normas ya existentes sobre el proceso de revisión del conocimiento científico, dando espacio a las opiniones divergentes y las polémicas existentes.

- Se puede utilizar información no estrictamente revisada, siempre que se sigan las normas de evaluación de tales fuentes, que deben reforzarse y precisarse.

- Más consistencia en la caracterización de la incertidumbre, inherente a todo conocimiento científico. "El informe de 2007 del grupo de trabajo II, por ejemplo, contiene algunas afirmaciones que se califican como acompañadas de un alto grado de confianza cuando existen muy pocas pruebas que las demuestren". Se recomienda la utilización de una escala de probabilidad para cuantificar la probabilidad de que suceda un acontecimiento determinado, pero solo si existe una base suficiente para ello.

La comunicación se ha convertido en un elemento crítico del proceso. Se recomienda elaborar una estrategia de comunicación que ponga el acento en la transparencia y que incluya un plan para una respuesta rápida pero sólida en caso de crisis.

ESTRUCTURA

- Creación de un comité ejecutivo formado por expertos ajenos al IPCC e incluso ajenos a la comunidad de ciencia del clima.

- Poner al frente del comité a un director ejecutivo, cuya categoría sea igual a la de los copresidentes de los tres grupos de trabajo, que pueda dirigir la Secretaría y ser portavoz del organismo.

- La Presidencia del IPCC debe seguir siendo a tiempo parcial, pero el actual límite de dos periodos de seis años es demasiado largo. Todos los cargos del IPCC deben ser elegidos para la elaboración de un solo informe "para mantener una variedad de puntos de vista y nuevos enfoques en cada informe".

- Establecimiento de unos criterios rigurosos sobre posibles conflictos de interés para todos los participantes en el trabajo del organismo, como ya existen en la OMM y en el UNEP.

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50