Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

BP inicia el sellado definitivo del pozo en el golfo de México

El vertido, con casi cinco millones de barriles de petróleo derramados, es ya el mayor de la historia

La compañía petrolera British Petroleum (BP) ha iniciado este martes el sellado definitivo de su pozo averiado en el golfo de México tras una sucesión de intentos por taponar una fuga que, desde el hundimiento de la plataforma Deepwater Horizon el pasado 20 de mayo , ha vertido casi cinco millones de barriles de petróleo al océano, el mayor de la historia.

BP explica que, con este nuevo procedimiento, se pretende completar el aislamiento del pozo principal y avanzar en los trabajos de construcción del de alivio, cuya creación se pretende concluir a finales de agosto. El pozo principal ya quedo tapado de forma provisional a mediados de julio. La operación, denominada static kill (eliminación estática), consiste en empujar el petróleo que mana del pozo hasta su lugar original, un depósito situado a 4.000 metros bajo la superficie marina, mediante la inyección de cemento y lodo pesado. La multinacional aplazó el lunes las pruebas previas a la operación tras descubrir una pequeña fuga hidráulica en uno de los sistemas de control. Se prevé que ese procedimiento que se realizará desde la boca del pozo averiado, llamado Macondo, se prolongue entre 33 y 61 horas, según Allen.

Segundo intento

"Aún no sabemos cuánto lodo será necesario inyectar", reconocía este martes el coordinador federal de la lucha contra el derrame, el almirante retirado Thad Allen, que explicó que dependerá de las "condiciones del pozo", cuya resistencia más allá del fondo marino es difícil de prever. Al principio de la operación, los ingenieros inyectarán a través de la cabeza del manantial sólo un barril de lodo por minuto y, en función de la respuesta en el pozo, aumentarán la cantidad hasta dos y tres barriles por minuto, explicó el antiguo almirante. Allen precisó que, a partir de los 300 barriles inyectados, ya podrá evaluarse el éxito o fracaso de la operación, y que las tareas se interrumpirán en caso de que la presión en el pozo se dispare demasiado. Si no se producen contratiempos, la compañía podría dar por finalizado el sellado del pozo esta semana.

Para asegurar que el pozo queda definitivamente cerrado, la firma responsable del peor desastre ecológico en la historia de EE UU procederá a continuación a clausurar también el pozo en la parte inferior, mediante un procedimiento bautizado como bottom kill (eliminación desde el fondo). Kent Wells, vicepresidente ejecutivo de BP, dijo a los medios que esperaban que, de no haber contratiempos, toda la operación debería estar finalizada entre el 11 y el 15 de este mes.

BP ya había probado en mayo, sin éxito, inyectar una mezcla de cemento y lodo pesado para sellar el pozo averiado. La diferencia con este nuevo intento similar es que ahora BP cuenta con una campana de contención sobre el pozo que por el momento lo mantiene cerrado y que permitiría a los equipos inyectar la mezcla a baja presión y a baja velocidad con mayores probabilidades de éxito desde la superficie. Allen señaló que tienen previsto desplazar a la zona 22 grandes embarcaciones que se encargarían de extraer el petróleo del mar si hubiese alguna fuga durante la operación de sellado.

Aún se desconoce con exactitud la magnitud de la catástrofe. Expertos del Gobierno calculan que, hasta el sellado provisional de la fuga se vertieron al mar alrededor de 4,9 millones de barriles de petróleo, equivalentes a unos 779 millones de litros. Si estas cifras se confirman, se trataría también del mayor vertido de petróleo registrado en el mundo, por encima de la fuga del pozo Ixtoc en la bahía mexicana de Campeche que provocó la salida al mar de tres millones de barriles.