_
_
_
_
_

De Urdaneta a Orbea

El Museo Naval de San Sebastián ilustra la presencia vasca en Asia desde el siglo XVI - La exposición ha sido ampliada hasta enero de 2011

Aviso para navegantes. Si usted está en Manila (Filipinas), ya sea por motivos turísticos, laborales o de cualquier otra índole, y va a tomar un autobús, no se sorprenda si la parada en la que tiene que bajar se llama Jai-Alai. Será, simplemente, eco de la reminiscencia vasca en el país asiático y en el resto del continente, que, como muestra una colección del Museo Naval de San Sebastián, se remonta al siglo XVI.

Ha pasado más de año y medio desde que la exposición Los vascos y el Pacífico. Homenaje a Andrés de Urdaneta abriera sus puertas al público y, recientemente, ha sido ampliada hasta enero de 2011 porque, como dice el codirector del museo, José María Unsain, "la crisis económica ha afectado dificultando más los relevos en las muestras". En este sentido, el encargado hace referencia, además, al descenso de afluencia producido desde el primer año de andadura, "aunque en verano vengan bastantes más turistas".

Con la crisis económica, resulta más difícil relevar las muestras
El museo hace un recorrido desde Urdaneta y Agote, hasta las empresas vascas actuales

El Museo Naval presenta un recorrido histórico a través de la presencia vasca en Asia. Todo comienza con las andaduras de Juan Sebastián Elcano, Miguel López de Legazpi y Andres de Urdaneta en el siglo XVI. Especial hincapié se hace en transmitir el legado de este último, de quien Felipe Fernández-Armesto, escritor e historiador británico asegura que "pese a ser una figura primordial en la historia de la humanidad, Urdaneta permanece lamentablemente ignorado".

Tras ilustrar la presencia de soldados vascos en el proyecto de la invasión japonesa de China en 1586, la exposición da un salto hasta el "Siglo de las Luces". En 1779, el guipuzcoano Manuel de Agote formó parte de un navío de Carlos III que partió rumbo al Pacífico y escribió y pintó centenares de páginas, expuestas en el museo, que nos presentan a un naturalista y cartógrafo avezado para su época.

El siglo XIX es el del asentamiento de familias pudientes vascas, como los Azcárraga o los Intxausti, y el de la expansión de las misiones religiosas cristianas ante una mayoría musulmana que se oponía con hostilidad al poder colonial.

Uno de los aspectos que más puede sorprender al visitante es la emigración de cientos de vascos al sudeste asiático en el siglo XX, principalmente, de jugadores de cesta-punta. Yakarta, Macao, Filipinas e, incluso, China, abrieron frontones y disfrutaron por un tiempo de este tradicional deporte.

Finalmente, el siglo XXI es el del fomento de las relaciones económicas y el de la ayuda humanitaria con Asia. Empresas como Orbea, Fagor, Copreci o Irizar, tal y como se ve en la muestra, han establecido plantas de producción en varios países del continente asiático y las ONGs han centrado sus ayudas en una gran cantidad de países con altos niveles de pobreza.

Uno de los interiores del Museo Naval de San Sebastián, en la última exposición.
Uno de los interiores del Museo Naval de San Sebastián, en la última exposición.JESÚS URIARTE

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_