La custodia compartida de los hijos será preferente en Cataluña, pero no por defecto

La nueva ley entrará en vigor el 1 de enero del 2011 aprobada con los votos del tripartito

El Parlament ha aprobado hoy la Ley del Libro Segundo del Código Civil catalán relativo al derecho de familia, que prevé cambios como que la custodia compartida de los hijos tras una separación será otorgada de forma preferente en Cataluña pero no por defecto, ya que habrá condicionantes. La nueva ley, que entrará en vigor el 1 de enero del 2011, ha sido aprobada con los votos del tripartito (PSC, ERC e ICV-EUiA), mientras que la oposición ha votado en contra, ya que CiU y PP la consideran demasiado "intervencionista" en la vida privada de los ciudadanos, y Ciutadans entiende que es poco ambiciosa y clara.

El articulado de la ley contempla el carácter preferente de la custodia compartida, pero no se otorgará por defecto, como por ejemplo sí que se prevé en la ley aprobada en la comunidad de Aragón, y si no hay un acuerdo entre los progenitores, será el juez quien decida cuál de los dos asume la "guarda" de los hijos menores.

Más información

Cuando las parejas con hijos se divorcien o separen estarán obligadas a presentar ante el juez un "plan de parentalidad" en el que figuren las propuestas de cada progenitor sobre la custodia de los hijos y su participación en la crianza y educación. En el texto, se sustituye la denominación de "custodia compartida" por el de "guarda" compartida junto al de "potestad (o responsabilidad) parental compartida".

"Planes de parentalidad"

La custodia compartida queda condicionada en Cataluña a que los padres la acuerden en sus respectivos "planes de parentalidad" y a que ya exista previamente antes de la separación, para lo cual se valorará el tiempo dedicado a los hijos antes de la ruptura. En los casos de falta de acuerdo, o en los que se estime que la custodia compartida no existía antes de la ruptura, el texto de la ley complica el procedimiento para que sea la opción por defecto.

Además, incorpora el concepto de "progenitores" en detrimento del de "padres" y se asume la existencia de distintas formas de convivencia, lo que incluye las parejas de homosexuales, las familias monoparentales y también las reconstituidas. La ley también promueve acuerdos de divorcio o separación amistosos y, entre los aspectos novedosos, figura la obligación de los padres de hijos adoptados a hacerles saber que lo son como máximo a los doce años de edad.

La consejera de Justicia, Montserrat Tura, ha subrayado la apuesta que se hace en la ley para que los hijos de los padres separados continúen estando a cargo de los dos progenitores y no sólo de uno y, por ejemplo, queda suprimido "el régimen de visitas" porque "queremos que los hijos sigan dependiendo de ambos padres". Tura ha arremetido contra el Tribunal Constitucional por limitar en la parte interpretativa de la sentencia del Estatut la capacidad de legislar al Parlament sobre derecho civil catalán.

Según la diputada de CiU Núria de Gispert, aunque la ley ha cambiado mucho durante su tramitación, "continúa siendo muy intervencionista" en la vida particular de los ciudadanos, y hay "imposiciones inaceptables", motivo por el que ha anunciado que su formación la modificará cuando gobierne o disponga de mayoría. "El proyecto de ley es confuso y rezuma intervencionismo por todas partes, además de apostar por la injerencia y la intromisión en la vida privada en lugar de defender la libertad de los ciudadanos", ha añadido.

La diputada del PSC y "relatora" de la ley en la ponencia, Agnés Pardell, ha negado que la ley sea intervencionista y ha asegurado que lo que hace es poner al día materias mal reguladas. Miquel Angel Estradé, de ERC, ha indicado que la ley supone avances muy positivos y con una gran trascendencia para las familias "aunque esto provoque resistencias", mientras que Salvador Milà, de ICV-EUiA, ha destacado que supera "situaciones injustas".

Jordi Montaña, del PP, ha elogiado cómo se regulan las cuestiones de la custodia de los hijos pero, en cambio, ha criticado "la indefinición" de la ley en algunos artículos, mientras que Carmen de Rivera, de Ciutadans, ha lamentado que la custodia compartida no quede establecida "por defecto".

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50