Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía registra la sede de la Iglesia belga por los casos de pederastia

El palacio del Arzobispado de Malinas-Bruselas ha sido precintado.- El obispo de Brujas dimitió en abril tras admitir abusos contra un niño

La policía ha caído sobre la cúpula de la Iglesia Católica belga en busca de pruebas sobre abusos sexuales de religiosos y durante horas ha registrado la sede primada en Malinas; la residencia particular del anterior primado, el legendario cardenal Godfried Danneels, y las oficinas en Lovaina de la comisión creada por la Iglesia para investigar las denuncias de abusos en la relación pastoral, en cuyos archivos hay no menos de 400 casos registrados. De los tres lugares los agentes se han llevado documentos, en el caso del cardenal Danneels su ordenador personal, sin realizar detenciones.

La muy católica Bélgica se ha visto violentamente sacudida por la amplitud de la operación policial, tras meses de seguir con aprensión las noticias llegadas de otras latitudes. El gran zurriagazo a las conciencias lo proporcionó a finales de abril la dimisión del obispo de Brujas, Roger Vangheluwe, quien confesó públicamente que antes y después de ascender en 1985 a la sede episcopal había abusado sexualmente de un joven de su entorno.

Aquel aldabonazo desencadenó un aluvión de denuncias ante la Comisión para el Tratamiento de las Quejas por Abusos Sexuales en la Relación Pastoral, un ente creado en 2001 y presidido por el psiquiatra infantil Peter Adriaenssens que languidecía en la sombra. Rik Devillé, un sacerdote jubilado muy activo a lo largo del tiempo en las denuncias y quejoso de que sus apelaciones caían en oídos sordos de los responsables eclesiásticos, ha declarado este jueves que hace unos días envío documentación sobre casos concretos a las autoridades judiciales.

Un portavoz de la fiscalía se ha limitado a confirmar que las pesquisas son consecuencia "de alegaciones realizadas ante el fiscal sobre abusos sexuales de algunas personas de la Iglesia". Solo ha añadido que hay varias personas implicadas, cuya identidad no ha revelado.