Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los bisontes europeos se aclimatan en España

Los ejemplares salvajes traídos a Palencia comen matorral en su primer día

Los siete bisontes europeos salvajes, procedentes de los bosques polacos de Bialowieza y Pszczyna que llegaron ayer a la montaña palentina, se aclimatan durante su primer día en España. Nada más salir de los jaulones de madera, empezaron a comer matorral.

Son los primeros ejemplares de esta especie no nacidos en zoos que llegan a España, tras un milenio de ausencia, ya que se cree que estos animales, descendientes de los bisontes representados en la cercana cueva de Altamira, habitaron en Navarra hasta el siglo XI.

El municipio palentino de San Cebrián de Mudá acoge desde ayer la manada salvaje, enviada por el Gobierno polaco por decisión de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), como medio para evitar su extinción. En una extensión de 20 hectáreas, se espera que los bisontes, dos machos y cinco hembras, críen descendientes.

"Es un centro de cría", explica el veterinario Fernando Morán, encargado del proyecto, que ha tenido el apoyo del Ayuntamiento, la Consejería de Cultura de Castilla León y la Asociación para la Conservación del Bisonte Europeo en España, entidad encuadrada en el proyecto Mundo Rural Naturaleza (Muruna) . "La UICN ha elegido España porque hay grandes extensiones de terreno sin habitar si se compara con otros países europeos", añade Morán. Se están desarrollando iniciativas similares en países del este de Europa, además de en Suecia y Alemania. En toda Europa quedan unos 3.000 ejemplares, en terrenos cercados o en semilibertad. A estos últimos se les alimenta durante el invierno para que no migren y se cazan cuando aumenta demasiado la población.

Según Muruna, estas iniciativas reportan beneficios múltiples a los municipios que las acogen, tales como participar en la conservación de una especie en peligro de extinción, el desarrollo turístico, su potencial cinegético, cárnico y su valor como desbrozador natural. El bisonte es un gran consumidor de matorral lo que le convierte en un potente aliado para prevenir incendios forestales.

Morán explica que en España hay ya unos 40 ejemplares de bisonte europeo, en zoológicos y en otras zonas cerradas más extensas, pero todos proceden de cría en cautividad.