Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fiscal no podrá investigar el supuesto caso de pederastia en los carmelitas sin una denuncia de la víctima

La orden trasladó a la justicia el relato del menor y de sus padres.-El fraile que presuntamente cometió los abusos en la localidad castellonense de Burriana ha sido trasladado

El fiscal jefe de Castellón, Javier Carceller, ha explicado esta mañana que no se podrá investigar el supuesto caso de pederastia en la orden de los Carmelitas Descalzos si la víctima no formula personalmente una denuncia. Los delitos contra la libertad sexual así lo requieren en el caso de los mayores de edad, ha destacado Carceller. La víctima tenía 16 años cuando ocurrieron los hechos en 2007, por lo que ahora ya es mayor de edad.

La orden de los Carmelitas Descalzos trasladó el pasado lunes a la fiscalía el posible caso de pederastia supuestamente cometido por uno de sus frailes. Los religiosos no tuvieron conocimiento del caso hasta hace poco, cuando los padres de la víctima comunicaron al vicario general la situación sufrida por su hijo cuando era monaguillo en el municipio de Burriana (Castellón).

Los frailes confirmaron el relato del joven, que ahora reside en Perú. Posteriormente, hablaron con el supuesto agresor y, al encontrar contradicciones, decidieron poner el caso en conocimiento de la fiscalía. El escrito presentado incluye dos documentos en los que la víctima y su padre relatan lo sucedido, pero no existe una denuncia formal por parte del afectado. La fiscalía no sabe si el joven "tiene intención de que los hechos se persigan penalmente". Carceller ha aclarado que no puede actuar de oficio porque el joven es mayor de edad.

A raíz de la denuncia, la congregación trasladó al fraile a un convento del norte de España y el obispo de la diócesis de Segorbe-Castellón, Casimiro López, mostró su "consternación" por el presunto caso de abusos sexuales a un menor, dijo unirse "al dolor de la víctima, de sus padres y la familia", y pidió "perdón".

Según el relato del joven, los abusos comenzaron con tocamientos y caricias para terminar con un presunto acoso sexual. El fraile había pedido a los padres del entonces menor que le permitieran ayudarle como monaguillo. La denuncia recoge, según fuentes judiciales, varios episodios en los que el entonces adolescente fue sometido a acoso y a abuso sexual.

En relación con las declaraciones del fiscal, el abogado de la congregación de los Carmelitas Descalzos de Castellón ha explicado que los religiosos sabían que debía ser la víctima quien denunciase el supuesto abuso sexual, pero entendieron que la "obligación" y "responsabilidad" de la orden era informar a la justicia para no convertirse además en encubridora. Según el letrado José Luis Vera, el "procedimiento de la fiscalía es el correcto" y ahora deberá contactar con el joven para preguntarle "si se ratifica en la denuncia escrita que presentó ante la orden", porque "es él quien lo tiene que decidir", informa Efe.

Esta es la primera ocasión que trasciende que una congregación religiosa española da cuenta a la justicia de un posible caso de pederastia por parte de uno de sus miembros. La congregación de los Carmelitas Descalzos ha cumplido con el protocolo aprobado recientemente por el Vaticano contra supuestos casos de abusos sexuales por parte de miembros de la Iglesia, que supone la denuncia a la justicia y la inmediata separación del supuesto abusador de cualquier contacto con menores.