Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Seguiremos siendo periodistas"

Anido e Irago, de la cadena SER, recogen el premio de la Unió de Periodistes Valencians, que también distingue, entre otros, a los fotoperiodistas censurados en el Muvim

"Seguiremos contando los hechos y ofreciendo una voz incorruptible frente a quien calla o se corrompe. Lo volveríamos a hacer. Lo volveremos a hacer. Seguiremos siendo periodistas". El director de la SER, Daniel Anido, se ha pronunciado así tras recibir esta mañana uno de los premios Llibertat d'Expressió de la Unió de Periodistes Valencians. Anido, junto al director de Informativos de la cadena, Rodolfo Irago, ha defendido la difusión en la página web de la cadena una lista de afiliaciones irregulares al PP de Madrid que les ha supuesto una condena a prisión e inhabilitación (en primera instancia), a pesar de que el juez reconoció que se trataba de "un hecho noticiable" y de que los datos estaban contrastados.

En su 29 edición, los premios también han estado marcados por la censura de las fotografías del caso Gürtel. La Unió de Periodistes ha distinguido por la defensa de la libertad de expresión tanto a Romà de la Calle, el ex director del Museu Valencià de la Il.lustració i la Modernitat (Muvim) que dimitió en marzo como rechazo a la censura, como a los fotoperiodistas que vieron retiradas sus imágenes de la exposición Fragments d'un any de las paredes del centro, cuya gestión está en manos de la Diputación de Valencia, del PP. "Nunca hubiera pensado que recibiría este premio, y el Muvim tampoco", ha indicado De la Calle. "Este galardón existe porque existe la censura, porque hay gente que se vanagloria de ejercer este veto y porque otras personas permiten que exista gente que presume de censurar", ha asegurado De la Calle.

El premio más emotivo entregado esta mañana en el Aula Magna de la Nau de la Universitat de València ha recaído en la Asociación de Víctimas del Accidente de Metro 3-J por su constancia en reclamar una investigación y el derecho a ser escuchados por las instituciones. Visiblemente conmovida, su presidenta, Beatriz Garrote, ha vuelta a reclamar responsabilidades políticas casi cuatro años después de que un convoy del metro de Valencia descarrilara y murieran en el siniestro 43 personas y otras 47 resultaran heridas. "Tras el carpetazo político, judicial y del Síndic de Greuges, seguimos presentes con la misma fuerza", ha destacado Garrote.

La Unió de Periodistes Valencians también ha rendido homenaje a la revista canaria Cuadernos del Sureste, que recientemente fue condenada por el Tribunal Supremo a pagar 15.000 euros al ex secretario del Ayuntamiento de Arrezife (Lanzarote) Felipe Fernández Camero, por denunciar sus actividades relacionadas con la corrupción urbanística. Los propios jueces calificaron la información de "veraz". "Agradecemos el premio, pero lamentamos profundamente recogerlo simplemente por llamar a las cosas por su nombre, que es en lo que consiste el periodismo", ha dicho Jorge Marsá en nombre de la revista.

El presidente de la Unió de Periodistes, Joaquim Clemente, ha recordado en la clausura del acto que este año se celebra el 30 aniversario de la organización mayoritaria de los periodistas valencianos, y que sigue tan vigente como entonces la defensa del derecho a la información. "No solo es transmitir lo que queremos, sino también consiste en la obligación que tiene las instituciones a que los ciudadanos sean escuchados", ha afirmado Clemente.

Los asistentes a la entrega de los premios, que coincide con el Día Mundial de la Libertad de Prensa,han llenado el Aula Magna. Además de periodistas, ha sido masiva la presencia de dirigentes socialistas y del resto de partidos de la oposición.