Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gabilondo ofrece una memoria económica de 1.570 millones para cerrar el pacto educativo

El ministro de Educación presenta el texto definitivo.- Los partidos políticos, sindicatos y consejeros tienen 15 días para pronunciarse.- El acuerdo renuncia a blindar las reformas legislativas

El ministro de Educación, Ángel Gabilondo, presenta este jueves el texto definitivo de propuestas que recogerá el Pacto de Estado por la Educación, en busca de los apoyos necesarios para impulsar un proceso de reforma del sistema de enseñanza en cuya "necesidad" coincide tanto la clase política como la comunidad educativa. Antes de iniciar la ronda, que ha empezado en el Consejo Escolar del Estado, y sigue con consejeros de Educación, sindicatos y patronal, y los partidos políticos, Gabilondo ha destacado que el texto está compuesto por 12 objetivos con 148 acciones con una memoria económica a tres años con un presupuesto de 1.570 millones de euros (590 millones de euros para 2011, otros 590 millones de euros para 2012 y 390 millones en 2013).

Independientemente del resultado final, lo que ya se ha quedado por el camino es la propuesta, que aparecía en los primeros documentos, de blindar las reformas educativas por ley. El primer texto proponía que cualquier cambio normativo en la enseñanza requiriera del acuerdo de dos tercios de los diputados del Congreso; el segundo, añadía que también tendrían que estar de acuerdo dos tercios de los grupos políticos del Congreso y del Senado. Sin embargo, la propuesta se ha quedado en el documento final en que las modificaciones legislativas entre 2010 y 2020 "se realizarán buscando el máximo consenso social y político".

Pero también otras novedades en el nuevo texto, como la posibilidad de prolongar la jubilación anticipada para los profesores, que estaba previsto que terminase el año que viene, hasta que se revise dentro del pacto de Toledo. También se compromete el documento a retomar la negociación del estatuto docente en junio y cerrarla antes de final de año. Otra medida es la homologación progresiva de las condiciones de trabajo de los profesores de las escuelas concertadas.

Por lo demás, las principales medidas del texto previo se mantienen: la creación de dos vías en 4º de ESO, enfocadas al Bachillerato o a la FP -aunque ninguna de las dos es excluyente-, aumentar las opciones separadas para los repetidores en 3º de ESO o hacer evaluaciones nacionales de diagnóstico a todos los alumnos de todos los centros.

En cuanto a uno de los temas más polémicos, del que ha hecho bandera el PP, la enseñanza del castellano en las comunidades bilingües, el texto del pacto mantiene la misma referencia que ya contemplaban los documentos previos, que aparece a su vez en la ley educativa aprobada en 2006: se subraya la necesidad de que los poderes públicos pongan los medios a su alcance para que, "al finalizar la educación secundaria obligatoria, todo el alumnado comprenda y se exprese con corrección, oralmente y por escrito, en la lengua castellana y, si la hubiere, en la lengua cooficial de la Comunidad Autónoma".

Antes de la ronda, el ministro ha dicho que, tras "un proceso de casi un año de negociaciones", este momento es ya un éxito porque se trata de un texto de consenso compatible con los programas de todos los partidos, pese a las distancias marcadas ayer por PP e Izquierda Unida. Los populares vienen insinuando desde hace meses la alternativa de llegar a acuerdos parciales. "No se va a encontrar el programa político de ningún partido", ha asegurado Gabilondo en clara referencia a los populares, y ha añadido: "Este es el máximo consenso al que hemos sido capaces de llegar". También ha insistido en que, si no se hace un debate estrictamente educativo y se empieza a discutir sobre el concepto de Estado, las autonomías, las transferencias, las competencias o las ideologías, será "difícil llegar a un acuerdo", y ha hecho un llamamiento a todos para ser capaces de estar a la altura de este momento.

De hecho, ayer las cosas no pintaban bien para el pacto. No sólo por las posiciones de PP e IU, sino porque, en líneas generales, los grupos parlamentarios miraban la cita con "escepticismo" por la dificultad de conciliar posturas que, en muchos aspectos, consideran "antagónicas". De momento, el ambiente general hoy en el Consejo Escolar del Estado, después de conocer el texto definitivo, era favorable al acuerdo.