Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Primer juicio por trasplante ilegal de órganos en China

Un juzgado de Pekín sentará en el banquillo a cuatro personas relacionadas con una red de donaciones ilegales de hígado y riñón

Un juzgado del distrito pequinés de Haidian celebrará el próximo mes de abril el primer juicio en China por trasplantes ilegales de órganos, según informa la agencia EFE citando al periódico Diario del Pueblo. La justicia china sentará en el banquillo a cuatro personas involucradas en una red ilegal de trasplantes destapada tras la denuncia de un donante que no recibió el dinero prometido por la operación. La noticia del proceso llega unos días después de que EL PAÍS informase de que al menos tres españoles han viajado a China para someterse a una operación de trasplante de hígado que en España no era posible. China prohibió el 1 de mayo de 2007 el tráfico de órganos.

La ley china, en concreto, limita el trasplante de órganos procedentes de personas vivas a sus parientes. Se teme que el mercado negro de donaciones se nutra de órganos de presos ejecutados que no han dado en modo alguno su consentimiento a la operación. "Debido a una pobre aplicación de la ley, el mercado negro se ha vuelto enorme", ha denunciado el presidente del Hospital Youan de Pekín, LiNing.

El proceso abierto en Pekín abarca cuatro donaciones ilegales de hígado y riñón. La pena, según la norma aprobada en 2007, podría llevar a prisión a los acusados durante un periodo de hasta cinco años. La legislación del gigante asiático prohíbe también el conocido como "turismo de trasplante".

El pasado 14 de marzo, precisamente, EL PAÍS relataba la experiencia en el año 2008 de Óscar Garay, bilbaíno con una enfermedad tumoral en un grado de evolución tal que le impedía cumplir el protocolo para entrar en las listas de trasplantes de hígado. El 11 de diciembre de ese año, tras pagar 130.000 euros, Óscar Garay fue operado con éxito en el hospital Número 1 de Tianjin (Pekín).

España no prohíbe viajar a otro país y pagar por un órgano. No obstante, la reforma del Código Penal, ahora en su trámite parlamentario, tipificará como delito la compra de órganos aunque se lleve a cabo fuera del país.