Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La OMS se prepara para decretar el fin de la pandemia de nueva gripe

Una reunión a final de mes decidirá si se entra en una fase de transición hacia la normalidad

El H1N1 está en retirada en la mayoría de los países, y la Organización Mundial de la Salud (OMS) se prepara para declarar un estado "post-brote" (post-peak en inglés). Según ha explicado Keiji Fukuda, asesor de la dirección de la OMS sobre gripe pandémica, la reunión del comité de emergencia que deberá tomar la decisión se producirá a finales de este mes de febrero, pero no ha especificado cuándo exactamente.

La nueva situación no está definida claramente, ya que la propia OMS admite que se trata de un periodo de transición hacia lo que sería una temporada de gripe normal. Eso no quiere decir, insistió Fukuda, que no haya países o regiones que no tengan todavía brotes importantes. Últimamente, la mayor actividad del H1N1 se está detectando en el este de Europa, el sureste asiático y el oeste de África. Por primera vez, señaló Fukuda, se han documentado casos en Senegal, por ejemplo (eso no implica que el virus no haya llegado antes, sino que es cuando se ha documentado una transmisión entre personas).

La decisión se tomará, previsiblemente, después de que el comité de vacunas de la OMS anuncie cuáles serán las cepas del virus contra las que habrá que vacunarse el año que viene en el hemisferio norte. Aunque Fukuda no quiso dar el tema por cerrado, si aventuró que sería más que probable que este H1N1 esté entre las cepas contra las que haya que inmunizarse.

Como es habitual desde hace dos o tres meses, el responsable de la OMS tuvo que defender la postura del organismo en esta crisis sanitaria. Insistió en que se trataba de un virus nuevo en un momento inesperado (primavera) y que, por sus especiales características (afecta más a los más jóvenes), estaba justificada la declaración de pandemia. Precisamente la revista Eurosurveillance acaba de publicar un estudio preliminar hecho en ocho países europeos (Dinamarca, Suecia, Alemania, Bélgica, Grecia, Malta, Holanda y Suiza) que adelanta que la mortalidad por gripe en niños ha podido ser hasta un 28% superior a la de otros años.