Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El calentamiento ayuda a Europa a reducir la emisión de CO2

El aumento de la temperatura en invierno disminuye la demanda de calefacción, según la Agencia Europea de Medio Ambiente - El 18% de la rebaja de emisiones desde 1990 en la UE se ha dado en los hogares ayudado por este fenómeno

La lucha contra el cambio climático está llena de ironías y de efectos imprevisibles. Uno de ellos es el que ha detectado la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA), el organismo oficial con sede en Copenhague que verifica y controla las emisiones de gases de efecto invernadero de la UE. Las emisiones de gases de efecto invernadero de los hogares (principalmente por el uso de gasóleo o gas para la calefacción) cayeron un 17% entre 1990 y 2007 (último año con datos oficiales). La AEMA considera que hay factores que lo explican, como que las viviendas están mejor aisladas o el cambio hacia combustibles menos contaminantes que el carbón. Pero añade que esa reducción no habría sido posible sin el aumento de la temperatura que se ha producido principalmente en invierno en las últimas dos décadas. En 16 de los últimos 19 inviernos los días en los que fue necesaria la calefacción en europa fue menor que en la media del periodo 1980-2004.

El español Ricardo Fernández, analista de Cambio Climático de la AMEA, explica en un correo electrónico que "el incremento de la temperatura media en Europa se ha visto afectada más por los inviernos que por los veranos. A nivel estacional los veranos son más calurosos ahora que lo eran antes, pero los inviernos lo son aun más. La temperatura en Europa ha crecido rápidamente, sobre todo a partir de finales de los 1980, principios de los 1990. Los inviernos (la tendencia) no sólo son más calurosos que lo eran antes sino que la temperatura media en invierno crece más rápidamente que la de los veranos".

En España y el sur de Europa no es tan relevante pero en el norte, un invierno más cálido supone un ahorro enorme de combustible. "Las emisiones del sector residencial (combustión directa) en la UE han caído un 18% en los últimos 17 años. No hemos realizado un análisis estadístico de causalidad entre temperatura media y demanda de calefacción, pero datos de Eurostat (los llamados 'heating degree days' HDD) apoyan también la misma conclusión. Entre 1990 y 2008, los HDD han sido inferiores a la media de los HDD del periodo 1980-2004 en 16 de los ultimos 19 años. Así que sabemos que la temperatura media de los inviernos en Europa ha subido y sabemos que la demanda de calefacción (HDD) ha bajado". El norte de Europa es una de las zonas que sufre más el calentamiento del planeta.

El recorte de emisiones por combustión directa en los hogares no es algo anecdótico. Entre 1990 y 2007 las emisiones por combustión directa en viviendas se redujo en 91 millones de toneladas de CO2-equivalente. Esto supone la cuarta parte de lo que emite España en un año y un 18% de la reducción de emisiones de la UE. Que el último año sea 2007 tiene el inconveniente de que la situación ha cambiado desde entonces (las emisiones caen ahora más por la crisis) pero a la vez permite ver el efecto de estos factores sin la interferencia de la crisis.

Fernández explicó en Copenhague a un grupo de periodistas invitados por la Comisión Europea y el Parlamento Europeo que, además de la temperatura, "hay otros factores importantes que han podido contribuir a una menor demanda de la calefacción, sobre todo en los últimos años como la subida del precio de los combustibles". Entre ellos está la sustitución del carbón por el gas (que emite menos y da menos problemas de contaminación en las ciudades) y el uso de biomasa (residuos) cuyas emisiones están exentas de contabilidad en Kioto al ser una energía verde, aunque en España es aún residual.