Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nace en Barcelona el primer banco de tejidos pediátricos de Europa

Solo el 2,5% de los donantes de órganos en España tiene menos de 15 años

A Joel, un adolescente de 14 años, le dio un vuelco la vida cuando le diagnosticaron un tumor óseo a los 5 años. Los médicos del Hospital Sant Joan de Déu le trataron entonces con quimioterapia y le realizaron un trasplante de hueso de 15 centímetros en su pierna izquierda. Un posterior alargamiento de tibia de la otra extremidad y una rehabilitación en la que el niño se mostró muy motivado le han permitido casi diez años más tarde llevar una vida normal: "Puedo saltar, correr, jugar al baloncesto o al fútbol", cuenta ahora. Joel es uno de los casos tratados a través del Transplant Services Foundation (TSF) del Hospital Clínic de Barcelona, entidad que gestionará el primer banco de tejidos pediátricos de Europa. "Son tejidos que muchas veces se utilizan para salvar la vida o modificar considerablemente la calidad de vida de un niño", cuenta Blanca Miranda, directora del TSF.

Este banco es fruto del convenio firmado hoy entre el hospital Sant Joan de Déu (HSJD) y el Hospital Clínic de Barcelona. Tiene como objetivo aumentar la oferta de tejido infantil procedente de donaciones, ya que en casos como el tejido cardiovascular no se cubre el 40% de las peticiones para tratamientos infantiles, mientras que en adultos esta cifra es del 15%. Esta iniciativa trata de promover la donación pediátrica y la creación de una red estatal para dar servicio a otros hospitales y unidades pediátricas de España.

La donación de tejidos pediátricos contempla todo tipo de material, desde válvulas cardiacas a huesos, tendones, piel y córneas. El tejido más utilizado es el óseo, que se aplica para tratar quistes, tumores, fracturas, o para sustituir tendones. Durante los últimos años, ha evolucionado considerablemente la capacidad de generación, procesamiento y distribución de tejido humano criopreservado o congelado. Pero muy pocos son los tejidos generados a partir de donantes pediátricos o distribuidos para pacientes infantiles. En concreto, tan sólo el 1,5% de los donantes multitejido (óseo y ocular) del TSF son donantes en edad infantil, dice Blanca Miranda. En España, el 2,5% de donantes de órganos está en edad pediátrica (por debajo de los 15 años), señala Rafael Matesanz, coordinador de la Organización Nacional de Trasplantes. En su opinión, la originalidad del nuevo proyecto radica en que concentrará la actividad en un espacio específico.

A la hora de un trasplante no siempre se encuentra en los bancos de tejidos el más adecuado, que es el material pediátrico. Así, reparar una cardiopatía congénita puede requerir una válvula específica. En algunos casos es posible remodelar piezas anatómicas de adultos para ser empleadas en pediatría, como sucede con la piel, pero no es el procedimiento más adecuado: por ejemplo, la córnea del adulto ha envejecido y ha perdido sus características de forma que su supervivencia en caso de trasplante es inferior a la de una córnea pediátrica.

El centro también pretende ampliar la investigación en este tipo de tejidos, más concretamente en el campo de la ingeniería tisular y dar respuesta a las necesidades específicas de los niños, ya que al crecer a veces con el tiempo son necesarios recambios para los tejidos trasplantados.

El año pasado, Sant Joan de Déu registró seis donaciones de tejidos pediátricos, pero se ha de tener en cuenta que un tercio de los familiares de posibles donantes no aceptan hacer la donación de órganos o tejidos, asegura este hospital.