La Junta reconoce que en Doñana hay 14 kilómetros con restos de petróleo

La Junta reconoce el alcance del vertido en la costa de Huelva.- Cepsa espera el informe de las causas

La Junta de Andalucía ha reconocido esta mañana que la zona afectada por el derrame accidental de petróleo en Palos de la Frontera (Huelva) el pasado jueves ocupa unos 14 kilómetros del espacio natural de Doñana, a lo largo de los cuales ya se ha recogido un total de 150.100 kilos de arena con hidrocarburo. Un comunicado la entidad ecologista World Wide Fund for Nature (WWF) sostiene, sin embargo, aque el tramo afectado es de 32 kilómetros.

La tubería expendedora que descargaba el petróleo -concretamente crudo maya, más pesado y oscuro- desde el buque SCF Caucausus hasta la refinería de Cepsa ubicada en la Rábida (Palos de la Frontera) se fisuró sobre las 12.45 horas. Las causas aún no se conocen porque el informe de peritaje, según señaló esta mañana la empresa, "aún no ha finalizado". La mancha alcanzó siete kilómetros de longitud el pasado viernes pero se ha ido evaporando por el devenir de la marea, los vientos y las altas temperaturas. La mancha ya no está en el agua. Salvamento Marítimo lo ha confirmado esta mañana al no divisar los restos del fuel en una inspección aérea.

Más información

Sin embargo los hilillos o irisaciones del derrame han estado saliendo a la superficie en las playas plagadas de turistas. El sábado alcanzaban a los bañistas de Matalascañas (Huelva) y ayer a los de Sanlúcar de Barrameda (Cádiz). Y esta mañana la Junta ha reconocido que la zona afectada ocupa 14 kilómetros dentro de una de las reservas naturales más importantes del país: el Parque Nacional de Doñana. La zona afectada con galletas de vertido se localiza exactamente entre la playa Torrecarboneras y la Punta del Malandar, donde desemboca el Guadalquivir.

Los ecologistas, por su parte, denuncian una extensión mayor, como de 32 kilómetros. También acusan a la Junta de "simplificar" lo ocurrido. "Digan lo que digan, nos encontramos frente a un importante problema ambiental", aseguró Juanjo Carmona, responsable en Doñana de la organización internacional de ecologistas WWF. Carmona aprovechó para pedir que no se amplíe la refinería de Cepsa en Huelva y no se autorice la creación de una nueva, la de Balboa, que está a la espera de los correspondientes permisos."Bastante contaminación tenemos ya", ha añadido.

La Junta de Andalucía quita hierro al asunto. La delegada de Medio Ambiente en Andalucía, Cinta Castillo, ha declarado esta mañana que las playas de Sanlúcar y Matalascañas "están completamente limpias". En un comunicado, la delegación del gobierno en Huelva ha señalado que "los fragmentos están llegando en menor cantidad que en días pasados y siguen sin suponer riesgo para el baño ni para el medio ambiente".

Recogida a mano

Casi 300 operarios trabajan desde primera hora de hoy en la zona afectada. Las tareas de limpieza, según Emergencias, están siendo muy complicadas porque las porciones de fuel, tan pequeñas como una moneda de 10 céntimos, tienen que recogerse a mano. Hasta ayer por la noche se habían recogido 400 kilos de arena negra. Esta tarde se hará pública la cantidad de hoy.

La Junta es el órgano administrativo responsable del espacio natural de Doñana desde 2006. La reserva toca las provincias de Cádiz, Sevilla y Huelva y suma en total 108.000 hectáreas de terreno protegido. "Espacio natural de Doñana" es el nombre de la zona desde 2006. Hasta ese momento había dos áreas diferenciadas: el parque nacional y el parque natural. En ese año la gestión de ambos parques pasó a ser de la Junta de Andalucía y comenzó a llamarse "espacio natural de Doñana".

Las pequeñas galletas de fuel, de no más de tres centímetros están llegando a la costa entre Sanlúcar, en Cádiz y las playas de Matalascañas en Huelva. Pero entre medias hay una zona que preocupa especialmente a las autoridades: todo el litoral de Doñana. Aquí los ecologistas ya han recogido cerca de 20 toneladas de arena mezclada con fuel.AGENCIA ATLAS

Lo más visto en...

Top 50