Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Industria avisa a Garoña de que "no impida ni dificulte el cese definitivo" en 2013

La orden ministerial de prórroga se escuda en una directiva europea de renovables.- La central deberá presentar antes de 2012 un plan de desmantelamiento

La orden ministerial de cierre de Garoña en 2013 sólo contempla que la nuclear debe realizar antes de 2012 "un programa preliminar de las actuaciones que se deberán llevar a cabo" para desmantelar la central. La vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega, ha declarado hoy tras el Consejo de Ministros que la orden iba a hacer irrversible el cierre y que "jurídicamente no sería admisible". Además, el texto, de 12 folios, avisa a la central de que "no podrá realizar modificaciones y propuestas de actuación que impidan o dificulten el cese definitivo de la explotación en la fecha establecida".

La orden vincula la prórroga con la necesidad de contar con un Almacén Temporal Centralizado para los residuos radiactivos, una instalación que el Gobierno demora desde 2006 y que ahora sirve de coartada para alargar la vida de Garoña hasta 2013. "La conveniencia de compatibilizar las previsiones del Gobierno respecto a la fecha de disponibilidad de un Almacén Temporal Centralizado para el almacenamiento temporal de residuos radiactivos (...) como requisito previo para iniciar su desmantelamiento, aconsejan también prolongar el funcionamiento". Sin embargo, el ministro de Industria, Miguel Sebastián, afirmó ayer que las dos decisiones son independientes.

La norma también ordena a la central planificar sus recargas teniendo en cuenta que debe apagarse en julio de 2013, para evitar que en la primavera de 2013 recarge combustible de forma normal y eso dificulte su desconexión el 6 de julio de ese año.

El Ministerio de Industria justifica que en España hay "un exceso de capacidad instalada que ha permitido exportar energía eléctrica en los últimos tiempos" y se escuda en la directiva europea que ordena que en 2020 el 20% de la energía sea renovable y sostiene que "el exceso de la oferta aludido anteriormente genera unas condiciones más restrictivas para el acceso preferente de las energías renovables". En realidad aquí hay una contradicción. Por un lado dice que la producción de Garoña es irrelevante (el 1,36% del total español en 2008) y por otro que impide el desarrollo de las renovables. El choque con las renovables sólo ocurrió una vez , ella madrugada de un domingo del pasado noviembre cuando, en pleno vendaval, Red Eléctrcia tuvo que desconectar el 37% de los molinos de viento porque a esas horas no había demanda suficiente para tanta producción.