Aislados en el 'crucero de la gripe'

Unos 70 tripulantes del 'Ocean Dream' y un turista español permanecen en observación ante el brote de gripe que ha sacudido al barco en su último crucero

La compañía Royal Caribbean, propietaria del Ocean Dream comunicó ayer que todavía se encuentra a bordo del barco un turista español con fiebre a la espera de pruebas médicas que muestren si está contagiado por la nueva gripe. El crucero sigue anclado en la isla de Aruba con todavía unos 70 tripulantes -entre ellos tres afectados por el H1N1- aislados de sus compañeros y pendientes de que el protocolo establecido rebaje la alarma.

La situación de los 70 tripulantes aislados ha cambiado ligeramente tras desembarcar el pasaje. Ahora, los trabajadores bajo observación han pasado a los camarotes destinados a los turistas, cono mayores comodidades, acceso a más medios de comunicación y más cerca de la clínica del barco.

Más información

Las autoridades sanitarias del puerto siguen pasando revista mientras los tripulantes esperan a que se levante el cordón. El Ocean Dream debiera haber emprendido su ruta desde Aruba ayer, pero solo lo hará cuando haya sido saneado.

Los pasajeros españoles que pudieron desembarcar el viernes en Aruba llegaron ayer al aeropuerto de Barajas. "No han sido vacaciones en el mar", dijeron. Al menos no las que ha pintado Pullmantur, compañía que fleta el crucero Ocean Dream. Un miembro de la tripulación contó ayer que la versión ofrecida por Pullmantur dista mucho de la realidad. La "histeria y el pánico" se hicieron visibles entre el pasaje cuando no les dejaron desembarcar en los puertos previstos y tras conocerse que había tres casos de nueva gripe. Y hubo enfrentamientos entre el pasaje y la tripulación.

Los turistas españoles expresaron su enfado ayer en el aeropuerto por la falta de información. Todo empezó entre el jueves y viernes de la semana pasada cuando la clínica del Ocean Dream se vio superada por la afluencia de tripulantes que acudían con síntomas de gripe. En tan sólo tres días, más de un centenar de trabajadores del crucero pasó por la consulta.

El resultado de las pruebas efectuadas dio tres positivos. A partir de ese momento, el barco estableció un dispositivo de aislamiento para 70 tripulantes. Entre ellos se encuentra alguno de los siete españoles que forman parte de la tripulación. Ninguno de los tres afectados por el H1N1 es español.

Estos 70 trabajadores han permanecido hasta el desembarque de todo el pasaje recluidos en sus cabinas y sin medios para comunicarse con el exterior.

Los tripulantes afectados "fueron atendidos desde el primer momento"AGENCIA ATLAS

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50