El ex detective del caso Madeleine, condenado por falsedad

Goncalo Amaral, condenado a un año y medio de cárcel por falsedades en la causa de la desaparición de una niña portuguesa en 2004

El ex inspector de la Policía Judicial lusa Goncalo Amaral, responsable de la investigación del caso Madeleine, fue condenado este viernes a un año y medio de cárcel por falsedades en la causa de la desaparición, en 2004, de una niña portuguesa. Amaral fue el jefe de los detectives responsable de investigar la desaparición de la niña británica Madeleine McCann, el 3 de mayo de 2007 en el sur de Portugal, hasta que dimitió meses después sin poder probar la implicación de los padres de la menor en su hipotética muerte.

La sentencia emitida contra Amaral, que la recurrirá según sus abogados, le fue impuesta por el denominado "caso Joana", una niña desaparecida en 2004 y cuya madre confesó, bajo supuestas torturas, haberla matado. Amaral fue condenado a un año y medio de prisión por el tribunal de la ciudad de Faro, cercana a Playa de la Luz donde desapareció Madeleine, aunque obtuvo el beneficio de la figura de suspensión de pena que contempla la legislación portuguesa si el reo no comete otro delito.

Más información

En ese juicio Amaral fue acusado de agresiones y torturas a la madre de la niña portuguesa desaparecida para obligarla a responsabilizarse de su presunta muerte. El Tribunal de Faro consideró probado que las lesiones sufridas por la madre de Joana, Leonor Cipriano, sólo pudieron producirse en la sede de la Policía de Faro, en la costa del Algarve, pero no se determinó quiénes habían sido los responsables. La niña Joana, de 8 años, desapareció el 12 de septiembre de 2004 y su cuerpo nunca fue encontrado tal como sucedió en el caso de Madeleine.

Amaral fue coordinador del Departamento de Investigación Criminal en la zona del Algarve y, tras su dimisión y jubilación anticipada, publicó un libro en el que acusa a los padres de Madeleine, Kate y Gerry McCann, de la presunta muerte y ocultación del cadáver de su hija. La pareja salió precipitadamente de Portugal en septiembre de 2007 cuando, a raíz de las investigaciones de Amaral, fueron declarados sospechosos formales en la desaparición de su hija.

Los McCann, que recaudaron varios millones de euros e hicieron una campaña mundial sin precedentes para buscar a la niña, siempre defendieron su inocencia y fueron exculpados en julio del año pasado, cuando la justicia portuguesa cerró el caso por falta de pruebas. En declaraciones públicas tras cumplirse este mes dos años de la desaparición de su hija Madeleine, los McCann aseguraron que van a demandar ahora a Amaral por sus acusaciones.

A su vez los representantes del ex policía y miembros de los sindicatos del cuerpo han denunciado en varias ocasiones la vinculación de los abogados que defienden ahora a Leonor Cipriano con letrados y agencias de investigación al servicio de los McCann.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción