Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Grupos conservadores 'reprueban' al Congreso por criticar las palabras del Papa sobre el condón

El Parlamento admitió a trámite una iniciativa para rechazar las declaraciones de Benedicto XVI de que el preservativo aumenta el problema del sida

Las autodenominadas "fuerzas vivas del catolicismo español", en palabras del presidente de la Fundación CEU-San Pablo, Alfredo Dagnino, han mostrado hoy su adhesión al Papa y han calificado de "censura ideológica" la decisión de la Mesa del Congreso de admitir a trámite una iniciativa de ICV para reprobar unas manifestaciones de Benedicto XVI sobre el uso del preservativo.

El "comunicado de apoyo a Benedicto XVI", que firman nuevos movimientos, asociaciones apostólicas y realidades de la Iglesia católica, así como colectivos y organizaciones educativas y sociales, ha sido presentado esta mañana en Madrid, en el Colegio Mayor San Pablo de la Asociación Católica de Propagandistas, durante una rueda de prensa conjunta que ha liderado Alfredo Dagnino. Tanto al inicio del acto como al final del mismo, Dagnino se ha referido a los firmantes del comunicado como "las fuerzas vivas del catolicismo español que nos encontramos aquí" para expresar "nuestro apoyo y adhesión al Papa" y "defender la causa de la Iglesia en España, pero también la causa del bien y de la belleza". Alfredo Dagnino, quien ha calificado la admisión a trámite de la proposición no de ley de "auténtico disparate" jurídico, ha recordado que el Estado, aunque sea aconfesional y laico, debe ser respetuoso con el hecho religioso y con las creencias, y la iniciativa denota una "falta de respeto por el pluralismo y el derecho a la libertad de expresión".

Otros sectores católicos ven la polémica desde otro punto de vista. El teólogo Juan José Tamayo ha dicho a EL PAÍS que comparte la propuesta de reprobación del Papa. Tamayo ha argumentado que las posiciones del Pontífice tachando a las abortistas de asesinas o a los homosexuales de desviados son actitudes que "atentan contra la dignidad, la libertad y los derechos sexuales y reproductivos". Y condenar el preservativo como remedio para el sida como hizo el Papa, ha añadido el teólogo, equivale a una "apología de la muerte masiva". En su opinión, está justificada una reprobación de estas actitudes por parte de un Parlamento democrático.

La polémica surgió el pasado 17 de marzo cuando, durante su primera visita a África, Benedicto XVI aseguró que el preservativo, lejos de solucionar el problema del sida, lo acrecentaba. África es el continente más golpeado por la pandemia.

Las palabras de Benedicto XVI < href="//www.elpais.com/articulo/sociedad/Vaticano/acusa/Belgica/intimidar/Papa/elpepusoc/20090417elpepusoc_4/Tes" target=blank>fueron rápidamente contestadas en Europa, así como desde tribunas médicas de gran prestigio, como la revista The Lancet, que las calificó de "atroces" y exigió al Vaticano una disculpa pública que no se ha producido.