Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

De la garganta de Édgar al resto del mundo

El 'paciente cero' de la gripe porcina podría estar en La Gloria, un pequeño pueblo mexicano

El primer afectado de la gripe porcina podría ser un niño de cinco años de la localidad mexicana de La Gloria, según afirma en un artículo el diario estadounidense The New York Times. Las autoridades han conseguido identificar a Édgar Hernández como el enfermo número cero afectado por esta enfermedad, lo que provocaría preguntas acerca de la manera en la que el Gobierno mexicano ha manejado la crisis.

Édgar fue uno de los cientos de personas en La Gloria que presentaron síntomas gripales en un brote que las autoridades creen empezó el pasado 9 de marzo. Los residentes de esta pequeña localidad han acusado a las autoridades sanitarias locales de no dar importancia suficiente al problema, y de asegurarles que la gripe no tenía ninguna gravedad.

Las autoridades aseguran que respondieron con rapidez, aunque reconocen que se tomaron más en serio el caso cuando aparecieron varias personas en otras zonas del país con los mismos síntomas, lo que se produjo casi un mes después de que Édgar desarrollase la enfermedad. Resulta difícil saber si la gripe podría haberse contenido.

Muchos de los habitantes de La Gloria son inmigrantes que viven en EE UU, por lo que la localidad mexicana podría no ser el comienzo de todo; una de las teorías señala que la gripe pudo haber sido traída desde EE UU por uno de los habitantes de la localidad. Antes de Édgar otra persona en San Diego pudo haberse visto afectada, según ha asegurado Miguel Ángel Lezama, epidemiólogo jefe del Gobierno mexicano.

"Hay gente que está asegurando que mi hijo es el culpable de todos los que están enfermando en el país", ha afirmado María del Carmen Hernández, la madre de Édgar, a The New York Times. Aún ahora, la señora Hernández señala que ha recibido información contradictoria acerca de la enfermedad que sufre su hijo, y que nadie le ha explicado qué debe hacer para mantener al resto de su familia a salvo de posibles contagios.

En La Gloria, una ciudad con una importante industria porcina, dos niños murieron debido a la gripe en marzo y a principios de abril, aunque las autoridades han dicho que todavía están pendientes de determinar si era la misma cepa que infectó a Édgar y que acabó extendiéndose por otras comunidades.

Más de un mes antes de que el Gobierno confirmase la existencia de un brote de gripe porcina Verónica Ramos, una profesora de primaria en La Gloria, sospechaba que algo raro estaba pasando. En su colegio varios alumnos cayeron enfermos a una velocidad fuera de lo normal. "Los niños enferman, eso lo sé, pero no era normal que cogiesen la gripe tantos y tan rápido".