Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El rockero británico Gary Glitter abandona la cárcel de Vietnam

El artista ha sido deportado a Reino Unido después de cumplir una pena de más de dos años de cárcel por abusos a menores

Hanoi / Thu Duc / París

El veterano rockero británico Gary Glitter ha sido deportado hoy al Reino Unido tras permanecer encarcelado en Vietnam durante dos años y nueve meses por abusar sexualmente de dos menores vietnamitas.

Glitter, a quien un tribunal de Justicia redujo en tres meses la pena de tres años, ha sido excarcelado y escoltado por policías hasta el aeropuerto internacional de Ho Chi Minh, la antigua Saigón. Allí ha tomado un avión con destino a Londres, ha indicado el director del la prisión de Thu Doc, Tran Huu Tong, donde ha cumplido la mayor parte de su condena.

El abogado de Glitter, Le Thanh Kinh, ha señalado que su cliente se ha resistido hasta últimas horas a aceptar la orden de deportación al Reino Unido, donde se cree será recibido por la policía británica. "Mi cliente es un hombre libre pero será llevado directamente al aeropuerto para volver a Londres" ha señalado el abogado. En este viaje a Londres se espera que haga escala en Bangkok donde la policía de inmigración ha asegurado que si trata de entrar en Tailandia será devuelto a su país como un "indeseable".

Glitter es reincidente

Glitter, de 64 años y compositor de temas musicales del llamado glam rock, como I'm the leader of the gang (Yo soy el líder de la banda), fue detenido en noviembre de 2005 en Ho Chi Minh cuando se disponía a tomar un avión con destino a Bangkok, la capital tailandesa. Al célebre rockero, cuyo auténtico nombre es Paul Francis Gadd, le buscaba la policía vietnamita para que aclarase el tipo de relaciones que mantenía con una vietnamita menor de edad con la que convivía en la ciudad de Vung Tau.

De acuerdo a informaciones publicadas en la prensa vietnamita Glitter pagó 1.000 dólares (algo más de 681 euros) a cada una de las familias de las niñas con las que cometió "actos obscenos" -castigado con pena de prisión de uno a 15 años- para que retiraran la acusación inicial de violación. Este delito está penado por la legislación vietnamita con pena de muerte.

No era la primera vez que el artista se veía envuelto en escándalos sexuales con menores. Tres años antes de su detención había sido expulsado de la vecina Camboya, uno de los países de Asia más visitados por los pederastas de todo el mundo. Tras dos días en los calabozos de una comisaría llegaba el informe policial británico sobre las inclinaciones sexuales del músico. En 1999 ya había sido condenado por un tribunal londinense a cuatro meses de cárcel por 534 cargos de pornografía infantil. En su ordenador la policía encontró unas 4.000 fotos de niños de entre 3 y 10 años de edad.