Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere el catedrático Gonzalo Anaya a los 94 años

El doctor en Filosofía ejerció una larga carrera profesional en Galicia y Valencia con la educación pública como bandera

El profesor, catedrático emérito, y medalla de la Universitat de València, Gonzalo Anaya, ha fallecido hoy a la edad de 94 años, según han informado fuentes de la institución académica. El cuerpo del erudito permanecerá en el tanatorio municipal de Valencia mañana jueves, 12 de junio, de nueve de la mañana a nueve de la noche. La incineración tendrá lugar el viernes a las 9.30 en el crematorio municipal de Valencia, según precisaron fuentes familiares.

Gonzalo Anaya Santos (Burgos, 1914), maestro desde los años de la Segunda República, doctor en Filosofía, catedrático de Filosofía en institutos y escuelas de Magisterio desde 1953, ejerció una larga tarea profesional, primero en Santiago de Compostela y, desde 1973, a la Escuela de Magisterio de Valencia. Anaya perteneció al Consejo Escolar Valenciano (CEV) desde su creación. En el año 2000 recibió la Medalla de Plata al Mérito en el Trabajo.

"Lo que hace falta hacer es ayudar a crecer en libertad, ayudar a los pequeñajos a ser lo que quieran ser y, sobre todo, quererlos y ser feliz haciéndolo"

Desde la Confederación Gonzalo Anaya han reseñado su saber crítico y su gran compromiso con la renovación pedagógica, base de su pensamiento. "Con Gonzalo Anaya, hemos aprendido de su enriquecedora e instructivo conversación. Hemos aprendido de un maestro en mayúsculas que hoy es el referente y símbolo de los padres y madres de la escuela pública", ha señalado la institución en un comunicado.

Contra los oscurantismos

Anaya, que recibió numerosos reconocimientos, dedicó su vida a dignificar la enseñanza pública. El rector de la Universitat de València, Francisco Tomás, calificó a Gonzalo Anaya como "un resistente contra los oscurantismos". El rector afirmó en el 93º aniversario del catedrático que "si algo destaca en la trayectoria de Gonzalo Anaya, a lo largo de su dilatada vida, es la voluntad de resistente. Voluntad de resistente contra los oscurantismos, contra el dominio, contra todas las fuerzas que malogran el carácter del ser humano, contra las estaciones fantasma y las salas de espera de la desesperanza".

"Lo que hace falta hacer es ayudar a crecer en libertad, ayudar a los pequeñajos a ser lo que quieran ser y, sobre todo, quererlos y ser feliz haciéndolo", dijo Anaya durante la presentación del libro homenajeGonzalo Anaya: la pasión educativa en 2004.

Aunque siempre se definió como socrático, puesto que se decantó por la lección magistral o la conferencia y la conversación, a lo largo de su vida profesional desarrolló una importante y variada producción escrita. Entre sus obras se encuentran La depresión cultural gallega, El COU, análisis de una experiencia, Una ruptura en la enseñanza y Qué otra escuela.