Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La superstición llega hasta el espacio

La agencia espacial rusa cambiará el nombre de su próxima misión para evitar el número 13

Por mucho que se niegue hay cosas que, a fuerza de repetirlas, cobran fuerza. No pasar por debajo de una escalera, evitar romper espejos o, si se derrama la sal, arrojar una pizca sobre el hombro izquierdo. Costumbres del pueblo que se han traspasado de padres a hijos. Pero parece que los físicos también creen en la mala suerte. Ahora, la agencia espacial rusa ha informado de que el siguiente viaje del transbordador Soyuz a la Estación Espacial Internacional (ISS por sus siglas en inglés) será bautizado directamente como 14, para evitar así el número 13.

Hay un precedente. "Houston, tenemos un problema". La frase se hizo mundialmente conocida en la voz de Tom Hanks cuando se convirtió en Jim Lovell, comandante de una de las misiones del transbordador Apollo. El número: el 13. Lovell debía ser el tercer estadounidense (después de los tripulantes del Apollo XI) en pisar la luna. Sin embargo su misión fue abortada después de que se produjera una explosión en un tanque de oxígeno.

"En Rusia, mucha gente cree en las supersticiones de los gatos negros o el número 13. Por eso hemos pensado en cambiar el número de nuestro próximo viaje espacial", ha afirmado el director de Roskosmos (la agencia espacial rusa), Anatoli Perminov. Así, la próxima misión del Soyuz, prevista para otoño, evitará la cifra maldita. Esta práctica ya es común en muchos edificios que suelen pasar de la planta 12 a la 14 o en los hospitales, que evitan poner ese número en ninguna habitación.

La misión 12 de la Soyuz partía el 8 de abril de Kazajistán con la primera astronauta surcoreana, Yi So-Yeon a bordo y llegaba a la ISS el día 10 sin ningún contratiempo.