Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sanidad dice que los dos muertos por las 'vacas locas' se contagiaron antes de que se aplicaran controles

El Gobierno y la UE pusieron en marcha medidas sanitarias a partir de 2000.- Los dos fallecidos en León tenían 41 y 50 años.- Esta patología no había provocado ninguna víctima mortal en España desde 2005

Sanidad dice que los dos muertos por las 'vacas locas' se contagiaron antes de que se aplicaran controles

Dos personas han fallecido en la provincia de León a causa de la enfermedad de las vacas locas, según ha confirmado la Consejería de Sanidad de la Junta. Los afectados tenían 41 y 50 años, pero aún no se han revelado sus identidades. Las fechas de sus fallecimientos, en 2007 y 2008, indican que el contagio se produjo por ingesta de tejidos contaminados antes de que el Gobierno español y la UE tomaran las medidas oportunas para evitar este mal, según el Ministerio de Sanidad. En 2000 se pusieron en marcha medidas correctoras, principalmente en la alimentación del ganado, para frenar la aparición de la enfermedad.

El Ministerio de Sanidad ha querido transmitirque la aparición de casos esporádicos de la enfermedad no indica nuevos riesgos para la salud y entra dentro de las previsiones que se hicieron en toda Europa hace ya más de ocho años. Esta patología no había provocado ninguna víctima mortal en España desde 2005, año en el que se detectó el primer caso, cuando una mujer de 26 años falleció en Madrid por la variante humana de la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob. La ministra de Agricultura, Pesca y Alimentación, Elena Espinosa, ha transmitido un "mensaje de tranqulidad a los consumidores y al sector ganadero". "Lo de hoy no es algo igual a como estábamos hace años, aunque sí son las consecuencias de aquéllo", ha añadido Espinosa en referencia a los controles.

El director general de Salud Pública de la Consejería de Sanidad de la Junta de Castilla y León, José Javier Castro, ha precisado que los fallecimientos de estas dos personas se produjeron el 28 de diciembre de 2007 y el pasado 7 de febrero. Javier Castrodeza, el director general de Salud Pública del Gobierno regional, ha confirmado estos datos en una rueda de prensa ofrecida esta tarde, pero no ha puntualizado dónde se han producido los fallecimientos, en qué hospital y cuánto tiempo llevaban ingresadas dichas personas.

Registro de la enfermedad

Castrodeza ha justificado que ambas muertes no se hayan dado a conocer hasta hoy por el hecho de que existe un registro nacional sobre la enfermedad y una página web del Instituto de Salud Carlos III, dependiente del Ministerio de Sanidad y Consumo, donde se detallan los incidentes y se controla la información.

El pasado mes de febrero la Consejería de Sanidad de la Junta de Castilla y León notificó al Instituto de Salud Carlos III la existencia de un caso de la variante de la enfermedad de Creutzfeld-Jakob confirmado por el laboratorio de referencia del Hospital de Alcorcón (Madrid), y comunicado después a nivel internacional. Junto con la Consejería de Sanidad de Castilla y León, el ministerio valoró el caso y no se consideró necesaria ninguna otra actuación más allá del entorno del fallecido, ya que entraba dentro de lo esperado desde hace años cuando aparecieron afectados en Europa. Hace diez días la Consejería de Sanidad notificó al Registro Nacional un nuevo fallecimiento que había sido también confirmado por el Hospital de Alcorcón.

La variante del mal de Creutzfeldt-Jakob es una enfermedad que afecta al cerebro y se contrae al consumir carne de vacuno con encefalopatía espongiforme bovina. Los tejidos de mayor riesgo son el cerebro, la médula espinal, los ojos, amígdalas, bazo y el intestino. No existe curación para esta patología, tanto en las reses como en los seres humanos. El periodo de incubación de la enfermedad es de entre cinco y diez años.

Tranquilidad y garantías

Juan José Badiola, director del Centro Nacional de Referencia de las Encefalopatías Espongiformes Transmisibles, también ha enviado uhn mensaje de tranquilidad. "No hay que alarmarse, porque lo más probable es que ambas víctimas pudieron sufrir la contaminación hace más de ocho años", ha explicado el experto en una entrevista a Onda Cero. Ninguno de los dos fallecidos era ganadero. Un portavoz de la Consejería de Sanidad ha insistido en que que desde el punto de vista epidemiológico, las muertes "no tienen valor".

La consejera de Agricultura de Castilla y León, Silvia Clemente, ha reiterado las dos víctimas han sido producto de la ingesta de carne antes del año 2001. Clemente ha explicado que su consumo de carne se remonta al momento en el que no existía "el control actual impuesto por la Unión Europea". En su opinión, desde un punto de vista técnico y científico era posible la aparición de este tipo de casos, pero ha insistido en que en la actualidad el consumo de carne de vacuno está "totalmente garantizado".

Sin consecuencias epidemiológicas

Estas dos muertes no tienen consecuencias epidemiológicas y desde la Consejería se siguió el protocolo establecido en estos casos como es notificar los dos casos a la red nacional y a la red europea, de acuerdo con la información de la Junta. Sin embargo, Badiola ha advertido de que "probablemente" se detecten más casos en España del mal de las vacas locas en los próximos meses. En esa misma línea se ha expresado Alberto Rábano, jefe de la unidad de Neuropatología de la Fundación Hospital de Alcorcón (Madrid), centro de referencia de estas patologías, quien considera que no sería "raro" que aparecieran más casos, si bien ha señalado que las cifras en Europa siguen siendo "muy bajas".

En España, con las conocidas hoy, son tres las víctimas mortales y además se han manifestado 719 casos de la enfermedad en animales desde 1999. Según la información aportada por el Ministerio de Agricultura y Ganadería a finales de 2007, la región con más casos detectados en las reses es Galicia, con 277, seguida de Castilla y León, con 175.

Un total de 11 países de todo el mundo habían registrado hasta el pasado mes de febrero 204 casos de la variante de enfermedad de Creutzfeldt-Jakob. El país más afectado es Reino Unido, donde en 1996 se detectó el primer caso, con 163 muertos, lo que supone el 80% del total, según los datos del Registro Nacional de Encefalopatías Espongiformes Transmisibles Humanas del Instituto Carlos III. Francia, con 23 casos mortales, es el segundo país con más fallecidos.