Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Firmas para regular la prostitución

Los empresarios catalanes del sector inician una campaña para que los servicios sexuales sean una actividad económica más

Firme usted aquí para que se regularice la prostitución como una actividad económica más. Los empresarios catalanes del sector han presentado hoy una campaña para que la ciudadanía apoye su iniciativa y las prostitutas puedan ofrecer sus servicios en un marco legal que abarque todos los ámbitos. Por eso, colocarán tenderetes en diversos puntos de la ciudad, distribuirán escritos en los locales en alterne y colgarán un manifiesto en internet a favor de su propuesta. También mantendrán reuniones con todos los grupos parlamentarios de Cataluña y del Ayuntamiento de Barcelona para lograr su apoyo.

La Asociación Catalana de Clubs de Alterne pretende que su iniciativa sirva para recuperar el anteproyecto del anterior Gobierno tripartito, con el que por primera vez en España se intentó acabar con la situación de alegalidad de la prostitución. La iniciativa la impulsó la consejera de Interior, Montserrat Tura, pero el anteproyecto quedó aparcado con el cambio de consejero, el ecosocialista Joan Saura, quien a los pocos días de tomar posesión ya anunció que ese tema no era una prioridad de su mandato.

La mayoría de los grupos feministas radicales que anteriormente habían criticado con dureza a Tura se felicitaron después por la decisión de Saura. La decisión coincidió en el tiempo con el informe de una comisión parlamentaria que abogaba por la erradicación de la prostitución en España y se oponía a cualquier iniciativa reguladora.

Una actividad que mueve 18.000 millones al año

Por el contrario, los empresarios catalanes consideran que el futuro del sector pasa por su regulación y que esa es la mejor manera de ordenar una actividad que mueve 18.000 millones de euros al año en España.

Del mismo modo, la patronal catalana del sector ha anunciado que recurrirá ante el Tribunal Supremo la ordenanza del Ayuntamiento de Barcelona sobre locales de pública concurrencia por considerar que su aplicación volverá a echar a la calle a centenares de prostitutas que ahora ejercen en locales. En Barcelona y su área metropolitana hay unos 200 locales de alterne, 30 de los cuales se han ajustado en los últimos meses a las disposiciones de esa ordenanza sobre ruidos, distribución interna de la vivienda, licencia y controles municipales. Esa adecuación y ese gasto, dicen los empresarios, no servirán de nada porque la ordenanza prohíbe los locales de alterne a menos de 200 metros de edificios con usos protegidos, como escuelas, iglesias u hospitales.

"No hay local en Barcelona que cumpla ese requisito, por lo que si el Ayuntamiento cierra esos locales, las prostitutas volverán a la calle y se las volverá a perseguir porque los vecinos se quejarán", se lamentó el abogado de los empresarios, Alex Garberí.