Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un juez de Manresa envía a prisión a una pareja para evitar que se agreda

Un joven de 29 años y su novia de 25 han incumplido en reiteradas ocasiones las órdenes de alejamiento mutuo impuestas

Un juez de Manresa (Barcelona) ha enviado a prisión a una pareja de jóvenes para evitar que se sigan agrediendo, después de que ambos hayan quebrantado en reiteradas ocasiones las órdenes de alejamiento mutuo que había dictado un juzgado por malos tratos, agresión sexual y detención ilegal. El titular del Juzgado de Instrucción número 5 de Manresa, Ramón Landa, recrimina en su auto a los jóvenes que sean incapaces de poner fin a su "atormentada" relación sentimental pese a sus "continuas discusiones, peleas, agresiones y causas penales", por lo que considera que "no hay otro modo de protegerles en su vida e integridad física que ingresándolos en prisión".

El magistrado argumenta que lo que trata de evitar con esta medida es que Sergio M. y Vanessa S. continúen residiendo juntos y terminen ambos, "de nuevo", lesionados o perdiendo incluso la vida. En los últimos dos meses, la pareja, residente en Sant Joan de Vilatorrada, se había denunciado mutuamente hasta en cinco ocasiones por agresiones en el ámbito familiar, pese a que sobre ellos pesaba una orden recíproca de alejamiento que les prohibía aproximarse a menos de quinientos metros el uno del otro.

El último incidente, que se produjo el pasado fin de semana, acabó con la detención de Sergio M., después de que su novia le denunciara por haberla "secuestrado" en su piso y haberla forzado a mantener relaciones sexuales, unas acusaciones que el juez no ve "creíbles", ya que la joven, aún pudiendo escapar, no lo hizo, y no presentaba signos de lesiones vaginales ni de golpes.

Sergio M., por su parte, requirió puntos de sutura por una herida en el brazo que presuntamente le provocó su compañera sentimental con un trozo de vidrio. "La patológica relación de convivencia de la pareja, con reiteradas (presuntas) agresiones recíprocas, reencuentros reanudando la convivencia, nuevas (presuntas) agresiones de ambos, nuevas reconciliaciones y así sucesiva e ininterrumpidamente, hay que cortarla con el ingreso en prisión de ambos", señala el juez.

En el auto, el magistrado también ordena a la Dirección General de Atención a la Infancia y la Adolescencia (DGAIA) que interne al hijo menor de Vanessa S. en un centro público de protección, "habida cuenta del informe psicosocial presentado y la situación de preso preventiva de su madre".