Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La juez manda a prisión al padre de la niña maltratada en Salou

La titular del juzgado de Instrucción numero 3 de Tarragona ha recibido un segundo informe médico sobre las lesiones del bebé

La titular del juzgado de Instrucción numero 3 de Tarragona ha ordenado esta tarde el ingreso en prisión del padre de la niña de seis meses de Salou (Tarragona) en estado grave por maltratos, después de recibir esta mañana un segundo informe médico sobre las lesiones que presenta la niña. El fiscal ha pedido prisión para Richard R.B., de 24 años y nacionalidad cubana, acusado de un delito de lesiones en el ámbito familiar.

El padre de la menor, que fue detenido anteayer en el hospital de Sant Joan de Déu de Barcelona donde se encuentra ingresada su hija Claudia R.M., prestó declaración ayer ante la titular del juzgado de instrucción número 3 de Tarragona, Maria Teresa Vicedo, que lo dejó en libertad con cargos.

Sin embargo, la magistrada ha decretado hoy prisión provisional comunicada y sin fianza para Richard R.B. tras recibir un segundo informe médico del hospital Sant Joan de Deu sobre el estado de la menor, que diagnostica "una fractura parietal izquierda" y comunica la necesidad de someter a la pequeña a una intervención quirúrgica.

A la vista del nuevo diagnóstico, se ha solicitado un informe al médico forense del Juzgado, quien hace constar que "la fractura parietal es una lesión que tiene su origen en un impacto traumático y no por una sacudida". Ante estas circunstancias, el Ministerio Fiscal ha solicitado la prisión incondicional del imputado por estimar que, de las pruebas hasta ahora practicadas, los hechos pudieran ser constitutivos de un delito de lesiones, mientras que la defensa mantiene la inocencia de su cliente y considera "desproporcionada" la medida de cárcel.

En el auto, la juez justifica su decisión por los nuevos informes del hospital y del forense, así como por la declaración del padre de Claudia R.M. sobre lo ocurrido el pasado 10 de junio, cuando tuvieron lugar los hechos. En este sentido, el detenido afirmó que "la niña estaba normal, que la puso en el suelo para que la otra niña -su hermana de cuatro años- jugara con ella" y que "estuvo en todo momento con ellas, que no les perdió de vista", explicando que fue cuando iba a darle el biberón que "empezó a convulsionar".

Por ello, aseguró, zarandeó a su hija para ver "si reaccionaba", y después la llevó al ambulatorio de Salou, una versión que la juez no cree porque, aunque "podría ser compatible con el diagnóstico inicial emitido por el hospital Joan XXIII", dicha explicación "en modo alguno justifica o aclara" la fractura parietal izquierda. El padre negó que la niña se le cayera al suelo el domingo, aclarando que hace tres semanas sí que se le cayó del sofá, lo que le provocó "un chichón en la frente", pero que no la llevó al médico para que "no le quitaran a la niña", añade el auto.

Ante estos hechos, que podrían ser constitutivos de un delito de lesiones con la agravante de parentesco, penado con entre dos y cinco años de cárcel, la instructora del caso ha ordenado el ingreso en la prisión de Richard R.B., al apreciar, además, "un riesgo de fuga por parte del imputado".

La madre, imputada

Por otra parte, el juzgado ha puntualizado que la progenitora de la menor, Ainadys M.T., de 26 años, "está imputada desde el primer momento por este caso y, por tanto, judicialmente no se puede hablar de libertad provisional de la madre, que nunca ha sido detenida".

La mujer ha declarado dos veces ante la juez como imputada, en mayo por la primera lesión que su hija sufrió en el fémur y hoy por la segunda, y, según había informado su letrada, había quedado en libertad con cargos.