Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un juez suspende las fiestas callejeras del carnaval de Tenerife porque el ruido molesta a los vecinos

El Tribunal Superior de Justicia de Canarias había dictado que los festejos no debían superar los 55 decibelios

Santa Cruz de Tenerife

Un juzgado ha suspendido de forma cautelar los festejos y bailes del carnaval de Santa Cruz de Tenerife, uno de los más importantes del mundo. El juez ha atendido la demanda de un grupo de vecinos, que se quejaron por el ruido.

El juzgado de lo contencioso administrativo número uno de la ciudad canaria ha comunicado hoy el auto al alcalde, Miguel Zerolo, que ha mostrado su "indignación" por la decisión judicial y ha expresado su confianza en que el próximo lunes, cuando se reunirán las partes, "se solucione el tema".

Zerolo ha anunciado que mañana se publicará un bando municipal en el que se informa a los ciudadanos de la situación y se recuerda la importancia que tiene el carnaval en la historia de Santa Cruz de Tenerife. "La fiesta del carnaval ha sido mutilada, una fiesta que tiene más de 200 años de historia y con la que no han podido el hambre, la emigración, la guerra civil ni la dictadura", asegura el bando. "Sentimos indignación porque es mayor el mal que se causa que el bien que se protege", agrega.

Este auto se ha conocido ocho días después de que el Tribunal Superior de Justicia de Canarias reconociese que, tal y como afirmaba el letrado de los vecinos, Felipe Campos, los festejos en el centro de la ciudad “violan los derechos fundamentales” de éstos. En opinión del tribunal, el ruido no debería sobrepasar los 55 decibelios.

La Organización Mundial de la Salud ha alertado que la contaminación acústica, que causa molestias físicas y mentales, no debería superar los 55 decibelios de día y los 45 de noche. Una de cada cinco viviendas en España sufre problemas de exceso de ruido, según el Instituto Nacional de Estadística.

El tono de una conversación entre dos personas ronda los 50 decibelios; si se están tirando los trastos a la cabeza, se eleva a entre 70 y 80. Una calle ruidosa de una gran ciudad, o el interior del metro, puede superar los 80 decibelios; pocas vías del centro urbano de Madrid bajan de los 60. La mayor fuente de quejas son los bares y aeropuertos, que aglutinan el 37% de las protestas sobre este punto recibidas por el Defensor del Pueblo.

El carnaval de Santa Cruz de Tenerife (922 60 60 06; www.carnavaltenerife.es) tendrá lugar del 16 al 25 de febrero (aunque la farra ya se deja sentir en la ciudad); este año rendirá homenaje al mundo de la moda. El bailaor Rafael Amargo es el maestro de ceremonias en la gala de elección de la reina, el acto más importante de las fiestas, previsto para el día 14; hace unos días causó cierta polémica al asegurar que no quería mujeres “más gordas de la cuenta” en la gala. El 16 debía desfilar la cabalgata anunciadora; y el 17 estaba prevista la primera concentración masiva de disfraces.