Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las mandíbulas más poderosas de todos los tiempos

Las mandíbulas más poderosas de todos los tiempos
REUTERS

Ningún otro animal se puede ganar con mayor justicia el calificativo de monstruo marino. El Dunkleosteus, un pez de diez metros de largo y 3.600 kilogramos de peso, fue el terror de los océanos hace 400 millones de años, en el periodo Devónico. Ahora, un estudio del Museo Field de Chicago ha puesto a prueba la reputación de este animal con un modelo simulación biomecánica que reproduce la fuerza de sus mandíbulas. El experimento prueba que la mordida del Dunkleosteus no admiten comparación: machaban a sus víctimas con una fuerza cuatro veces mayor que los del Tiranosauros Rex, la bestia por excelencia de todos los tiempos.

Aunque carecía de auténticos dientes, este pez usaba dos largas cuchillas óseas para masticar a casi cualquier criatura que tuviera la mala suerte de encontrarse con él. Según informa el diario The Times en su página web el Dunkleosteus podía concentran en un punto de su mandíbula una presión de 5.600 kilos por centímetro cuadrado, muy por encima que el voraz dinosaurio, que apenas ejercía una presión de 1.360 kilos. El aligator americano, por poner un ejemplo más próximo en el tiempo, se queda en los 962 kilos y los tiburones modernos apenas llegan a los 136. Como referencia, la fuerza de la mandíbula humana es de unos 77 kilos por centímetro cuadrado.

Por si fueran pocas estas habilidades, era endiabladamente rápido, algo inusual en peces de poderosa mordida. Podía abrir la boca en dos centésimas de segundo, provocando un efecto succión que acercaba hacia sí a las potenciales víctimas. En realidad comía todo lo que quería, hasta los peces mejor armados. Probablemente los primeros tiburones constituyeron parte de su dieta, de hecho estos escualos sólo crecieron y proliferaron tras la extinción del Dunkleosteus. Una extinción cuyas causas aún se desconocen pero que se antoja sorprendente habida cuenta las cualidades para la supervivencia que lo adornaban.

Más información

  • El Dunkleosteus, un pez del periodo Devónico, masticaba a sus víctimas con una fuerza cuatro veces mayor que la del Tiranosauros Rex