Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fiscal de Medio Ambiente paraliza la tala de un refugio de cigüeñas para construir chalés

El Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León había vetado la construcción de chalés en un pinar protegido

El fiscal especial de Medio Ambiente, Antonio Vercher, ha remitido un escrito al alcalde de Las Navas del Marqués (Partido Popular), ordenando la paralización de la tala masiva de árboles en un monte de la serranía de Ávila. El constructor Francisco Gómez quiere levantar allí 1.600 chalés, un hotel y cuatro campos de golf, pero una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León vetó la urbanización de ese monte (apoyada por la Junta y el alcalde) porque allí anidan las cigüeñas negras, una especie protegida. La tala se ha detenido.

La Junta de Castilla y León (gobernada también por el PP) apoya la operación urbanística. El constructor había reemprendido la tala de árboles después de que EL PAÍS informara sobre la sentencia judicial, alegando que ésta no le había sido comunicada y además no era firme. Esa misma postura mantuvo ayer la Consejería de Medio Ambiente de la Junta, que aprobó en su momento la recalificación de ese espacio protegido para construir los chalés.

En ese pinar anidan entre tres y cinco parejas de cigüeñas negras, una especie de la que sólo quedan 322 parejas en España. Y en ese pinar quiere levantar la Junta la Ciudad del Golf, "un complejo urbanístico con uso turístico residencial de alta calidad". Para impulsar este plan, la Junta, el Ayuntamiento y la Diputación de Ávila crearon una empresa, Montes de Las Navas, con el objeto declarado de "proteger los terrenos del monte, con especial atención a la conservación del Medio Ambiente". Sin embargo, lo siguiente que hizo la empresa fue recalificar 215 hectáreas de ese pinar como urbanizables y sacarlas a subasta por 9,5 millones de euros más IVA.

El constructor murciano Francisco Gómez fue el único que participó en la subasta y se adjudicó el terreno por el precio de salida, a cinco euros el metro cuadrado. En su camino se interpuso un vecino, Francisco Correal, que interpuso un recurso ante el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León. Una vez éste falló en contra de la urbanización, queda por ver cómo se ejecuta la sentencia. El recurrente debe pedirlo; entre tanto, el constructor no ha perdido el tiempo y ha puesto a trabajar a una máquina capaz de talar un millar de pinos al día.

Desde el sábado estaba en funcionamiento. Los ecologistas había pedido al ministerio de Medio Ambiente que interviniese; el secretario general para la Biodiversidad, Antonio Serrano, trasladó la petición al consejero de Castilla y León, Carlos Fernández Carriedo. Hoy, el alcalde del pueblo ha ordenado detener la máquina por orden de la Fiscalía.