Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

1.500 voluntarios españoles empiezan a probar una vacuna contra la gripe aviar en cinco hospitales

En total, son 5.052 personas de España, Alemania, Holanda, Suecia, Rusia, Francia y Estonia

Tres hospitales de Madrid y dos de Barcelona han empezado esta semana a probar en voluntarios una vacuna para el mortífero virus H5N1 de la gripe aviar, dentro de un estudio clínico internacional en busca de un fármaco que pueda, al menos, reducir la mortandad en caso de pandemia. Se trata de Valle de Hebrón y Clínico, de Barcelona, y de los madrileños 12 de Octubre, Clínico San Carlos y La Princesa, que reclutan, vacunan y controlan a 1.500 voluntarios sobre un total de 5.052 de los seis países que participan con España: Alemania, Holanda, Suecia, Rusia, Francia y Estonia. La gripe aviar ha afectado en todo el mundo a 205 personas, de las que 113 han muerto.

Aunque de momento el virus sólo se contagia de ave a persona, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha alertado de que podría fácilmente mutar y transmitirse entre humanos y provocar una epidemia mundial de gripe. Los investigadores para este estudio del Valle de Hebrón, Magda Campins, y Clínico, Jose María Bayas, además del representante de la dirección del Clínico, Antoni Trilla, han pedido hoy la colaboración de los ciudadanos para poder llevar a cabo el ensayo, que finalizará a principios de 2007. Pese a subrayar que no hay necesidad de alarmar a la población sobre la posibilidad de que una mutación del virus permita la infección entre humanos, estos especialistas han destacado la urgencia de desarrollar estrategias para afrontar futuras amenazas.

Trilla, que ha calificado el virus H5N1, que afecta ya a las aves europeas, de "amenaza emergente", ha afirmado que la vacuna "es la mejor prevención posible". Dentro del estudio, los hospitales españoles, los más ensayos aportarán, son los encargados de evaluar en sujetos sanos de más de 18 años los posibles efectos secundarios y la inmunogenicidad de esta vacuna, que está siendo desarrollada por el laboratorio GlaxoSmithKline. Las personas que participen, y que no recibirán ninguna compensación económica salvo por viajes o similares, se repartirán al azar entre un grupo que recibirá dos dosis de la vacuna (75%) y un grupo control, que recibirá una dosis de la vacuna de la gripe convencional y un placebo (25%).

"Necesitamos anticuerpos para defendernos"

La segunda dosis se administrará pasados 21 días de la primera visita, y durante el estudio, tendrán lugar dos visitas más y un contacto telefónico, mientras que a un 10% de los voluntarios se les sacará sangre para analizar la respuesta inmunológica desencadenada por la vacuna. La vacuna, que se ha fabricado siguiendo las recomendaciones de la OMS, se administrará fraccionada para garantizar que sea imposible que cause la gripe y se aplicará mediante una inyección intramuscular junto con un adyuvante, que potencia los efectos inmunogénicos. El doctor De Juanes, del Hospital 12 de Octubre, que ha participado en la presentación del estudio clínico por teléfono, se ha mostrado partidario de realizar vacunaciones a una parte de la población cuando se pueda comercializar el fármaco.

A su juicio, esta vacunación contribuiría a proteger mejor a la población ante una pandemia, ya que facilitaría una protección temporal, de unos seis meses, y, aunque no evitaría por completo una infección, reduciría la mortandad y la gravedad de los casos. Bayas ha subrayado que si la gripe aviar empieza a transmitirse entre humanos necesitamos "tener anticuerpos para defendernos". "El camino es largo y ésta seguramente no será una vacuna definitiva, pero es un primer paso a la espera de la definitiva, que tardaría en llegar unos seis meses una vez identificada la mutación del virus, que es el tiempo que tardarían los laboratorios en fabricarla", ha sunrayado.

Los responsables del estudio clínico en España han admitido que, si se declara una pandemia, la capacidad de producción de la vacuna por parte de los laboratorios no permitiría su administración, ni siquiera a los 450 millones de europeos. En la actualidad, ocho compañías farmacéuticas están realizando estudios de investigación para obtener una vacuna contra la gripe aviar para cuando ésta mute. Los médicos que participan en este estudio esperan obtener pruebas concluyentes de la eficacia de la vacuna a principios de 2007.