Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las emisiones de CO2 aumentan en 2005 y alejan a España aún más de los objetivos de Kioto

El volumen de gases contaminantes vertidos a la atmósfera es un 52,88% superior al de 1990, cuando el tratado sólo permite un alza del 15%

España es el país industrializado en el que más han aumentado las emisiones de gases de efecto invernadero desde 1990, el año que se toma como referencia en el Protocolo de Kioto. Y lo peor es que, pese a las promesas de enmienda, cada año es peor que el anterior. En 2004 el volumen de gases contaminantes emitidos a la atmósfera era un 47,87% superior al de 1990; el año pasado ya era un 52,88%. Kioto sólo permite un aumento del 15%.

El Gobierno había afirmado el pasado mes de mayo que la cifra de emisiones en 2004 era un 45,61% superior a la de 1990. Este dato salía del estudio que cada año realiza el sindicato Comisiones Obreras y la organización Worldwatch con métodos oficiales, y que suele coincidir con la cifra oficial. Pero en esta ocasión no fue así, y en el informe enviado a la Comisión Europea el Ejecutivo tuvo que elevar la cantidad hasta el 47,87%, según explicó por "cambios metodológicos". Este exceso de emisiones puede costar a España entre 40 y 80 millones de euros.

Los últimos datos ofrecidos por Comisiones Obreras y Worldwatch son aún peores. En 2005, el aumento de emisiones ya era del 52,88%, más de 37 puntos superior a lo que permite el tratado internacional. En un año se ha incrementado un 3,39% por la escasez de lluvias (lo que disminuyó el consumo de energía hidráulica), el crecimiento de la actividad económica basada en la construcción, el aumento de la población y la ausencia de planes oficiales para evitarlo, según este estudio.

El Gobierno tiene previsto aprobar en junio el Plan Nacional de Asignación de Derechos de Emisión, que estará en vigor en el periodo entre 2008 y 2012 y que deberá ser aún más restrictivo de lo que se esperaba. En este plan, el Ministerio de Medio Ambiente fija el cupo de gases contaminantes que cada empresa puede emitir. Si sobrepasa el tope, las empresas deben comprar derechos de emisión a un precio que actualmente ronda los 28 euros por tonelada.

El objetivo de Medio Ambiente es reducir un 0,4% las emisiones entre 2005 y 2007 para terminar ese año emitiendo un 40% más que en 1990. Pero el grueso del trabajo queda para la próxima legislatura, para el periodo 2008-2012, en el que hay que rebajar las emisiones de forma que España emita un 24% más que en 1990.