Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La OMS pide a miles de laboratorios que destruyan cepas del peligroso virus de la gripe de 1957

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Gobierno de Estados Unidos han alertado a más de 3.700 laboratorios de 18 países para que destruyan cepas de un virus letal de la gripe, que causó en 1957 la muerte de un millón de personas. Las muestras, al parecer, fueron enviadas a los laboratorios como parte de análisis rutinarios. Aunque el riesgo es pequeño, estas muestras podrían provocar una pandenmia global de gripe.

"El riesgo de que el trabajador de un laboratorio enferme es relativamente bajo, pero un amplio número de laboratorios lo tienen y si alguien se infecta, el riesgo de enfermedad severa es alto y éste virus ha mostrado ser muy contagioso", ha asegurado uno de los responsables de esta materia en la OMS, el doctor Klaus Stohr.

Este funcionario de la OMS ha explicado que el virus, conocido como la gripe asiática, desapareció en 1968 y que las personas nacidas después de esta fecha no tienen anticuerpos contra este virus porque no ha sido incluido en las vacunas desde esa fecha. "Si el virus llegase a infectar a una sola persona, se expandiría rápidamente", ha afirmado Stohr.

Alerta del Gobierno de EE UU

Las cepas del virus fueron enviadas por una compañía estadounidense a miles de laboratorios -3.700 ó 5.000, según diversas fuentes- la mayoría en Estados Unidos. De momento se desconoce porqué se enviaron muestras de la pandemia de 1957. Se trata de una decisión que Stohr ha tildado de "imprudente" y "desafortunada".

Según informa la BBC, fue el Instituto de Patólogos americanos quien envió estas muestras entre octubre de 2004 y febrero de este año. El pasado día 8 de abril, la noticia destató la alarma en la Casa Blanca, que inmediatamente solicitó a los laboratorios implicados la destrucción de las muestras. Los expertos aseguran, sin embargo, que el instituto americano no transgredió las normas con el envío, ya que el virus -técnicamente conocido como H2N2- está catalogado al parecer de forma errónea en el nivel 2, que no significa una alta peligrosidad.

Como trasfondo del error, está la preocupación de Estados Unidos de que estas cepas sean utilizadas en un ataque bioterrorista, aunque los científicos aseguran que este temor no tiene base, ya que los laboratorios cuentan con suficientes medios para combatir la expansión del virus.