Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 'Spirit' y el 'Opportunity' se preparan para hibernar en Marte

Los robots de la NASA reducirán sus actividades ya que no pueden recargar sus baterias al disminuir la luz solar

El Spirit y el Opportunity, los dos robots de la NASA que exploran la superficie de Marte, se preparan para superar el duro invierno que llega a su punto álgido a mediados de septiembre. La menor luz solar les obligará a entrar en un periodo de hibernación, ya que no pueden recargar sus baterías totalmente, y a orientar sus paneles solares hacia el Norte para optimizar el suministro de energía.

"Es posible que los vehículos trabajen un día más que otro. Veremos cómo se presenta la situación y nos mantendremos flexibles", ha explicado Jim Erickson, director del proyecto en el Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA, en Pasadena (California).

Los robots completaron en julio seis meses de actividad en Marte, tres más de lo previsto. Las autoridades del JPL esperan que continúen trabajando hasta septiembre, cuando la reducción de la luz solar llega a su punto máximo. Ambos vehículos descendieron sobre puntos extremos del planeta en enero de este año y, en marzo, a través de misiones distintas, confirmaron que Marte fue un planeta que hace millones de años alojó agua en su superficie. Pero también han transmitido miles de fotografías y han realizado estudios geológicos que han ayudado a determinar el origen del planeta y su composición, en una de las misiones de mayor éxito científico de la NASA.

Una pata coja

Fuentes del JPL han informado que el Opportunity ha continuado internándose hoy en el cráter Endurance, mientras el Spiritse prepara para dar marcha atrás y ascender las misteriosas colinas Columbia.

Los 3,5 kilómetros que ha recorrido el Spirit, seis veces superior a lo previsto, ha dañado la rueda frontal derecha del robot que ha comenzado a experimentar una creciente resistencia en sus movimientos. "El desplazamiento demorará más porque es como si arrastrara un ancla", ha señalado Joe Melko, uno de los ingenieros del JPL. "Sin embargo, este procedimiento nos permitirá continuar los trabajos científicos mucho más allá de lo que hubiésemos pensado originalmente", ha añadido. Este problema hará necesario corregir, con comandos transmitidos desde la Tierra, la dirección del vehículo para impedir que se aleje del recorrido previsto.

El espectómetro de partículas Alfa que lleva incorporado el Opportunity ha detectado un elemento desconocidos sobre las partículas de cloro que el robot ha encontrado en el cráter Endurance, donde el agua fue un elemento abundante. "No sabemos cuál es el elemento que está adherido al cloro", ha manifestado Jutta Zipfel, químico del Instituto Max Plakck de Mainz (Alemania) que participa en los trabajos de la misión.

El Opportunity seguirá adentrándose en el cráter para recabar más información. También examinará una zona de protuberancias agudas y filamentosas llamadas Razorback que pudieron haberse formado con el paso de un fluido que depositó minerales pesados en la zona. "Razorback nos dirá mucho más de la historia del agua en el cráter Endurance", ha dicho Jack Farmer, científico de la Universidad de Arizona, y miembro del equipo que dirige las actividades del vehículo en Pasadena.