Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

'Beagle 2' pudo estrellarse por un error al calcular la densidad de la atmósfera marciana

El robot de la Agencia Espacial Europea desapareció en diciembre tras desprenderse de la 'Mars Express'

La desaparición, el pasado 25 de diciembre del robot 'Beagle 2' de la Agencia Espacial Europea (ESA), pudo deberse a un error de cálculo. El profesor británico Colin Pillinger, creador del robot, ha publicado un informe en el que detalla las causas del fracaso del Beagle 2 en el que afirma que lo más probable es que la atmósfera del planeta rojo fuera menos densa de lo esperado, lo que pudo causar que el módulo se aproximara a la superficie a una velocidad mayor de lo previsto.

El 'Beagle 2' tenía como objetivo la búsqueda de rastros de vida en suelo de Marte, pero probablemente se estrelló en la superficie de este planeta al aproximarse a él a una velocidad excesivamente alta. Los paracaídas y las bolsas de aire del ingenio europeo -que debe su nombre al barco en el que navegó por la Patagonia el científico inglés Charles Darwin en el siglo XIX- no pudieron amortiguar la caída del robot, que se había separado con éxito de la sonda europea 'Mars Express'.

Según los cálculos del equipo del profesor británico, el 'Beagle 2' pudo golpear la superficie marciana a 200 metros por segundo, impacto que abrió un cráter de entre cinco y seis metros de diámetro. Sin embargo, la sonda 'Mars Express', que aún se encuentra orbitando alrededor del Planeta Rojo, no ha logrado localizar el robot en la región ecuatorial de Marte conocida como "Isidis Planitia", donde se supone que debía haber aterrizado. Pese a las hipótesis del equipo de investigación, el informe, de más de 250 páginas, concluye que, "debido a la falta de datos, ya sean telemétricos, visuales o por radio, no ha sido posible determinar la causa del fallo".

Pillinger tampoco descarta que el 'Beagle 2' sufriera varios errores electrónicos, la perforación del depósito de gas, una avería en el despliegue de sus instrumental, algunos daños en la pantalla térmica y la rotura de la antena de comunicación, entre otros desperfectos.

El equipo de científicos admite que módulos espaciales como el 'Beagle 2' no deben volver a construirse, aunque sí recomiendan el uso de su instrumentos de análisis de datos, que "podía haber hecho grandes contribuciones para entender Marte, especialmente en la áreas de geoquímica, geocronología, minerología y ciencia atmosférica". Así, el profesor Pillinger ha propuesto a la NASA que incluya una versión perfeccionada del prototipo en su ambiciosa misión prevista para 2009, que pretende enviar un vehículo nuclear a la superficie marciana.